CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

Ahmaud Arbery fue golpeado con una camioneta antes de morir, y su asesino habría usado un insulto racial, según el investigador

Por Eliott C. McLaughlin

(CNN) — William Bryan, uno de los involucrados en la escena del asesinato de Ahmaud Arbery, les dijo a los investigadores que escuchó a Travis McMichael usar un epíteto racial después de dispararle mortalmente a Arbery en el condado de Glynn, según testificó un agente de la Oficina de Investigación de Georgia (GBI, por sus siglas en inglés), este jueves, en una audiencia preliminar.

La audiencia duró aproximadamente siete horas, y el juez dictaminó que los tres acusados — McMichael; su padre, Gregory McMichael; y William «Roddie» Bryan— serían juzgado por todos los delitos en su contra.

Los detalles de los últimos momentos de Arbery surgieron en medio de una semana de protestas en todo el país por otra muerte, la de George Floyd por parte de la Policía en Minneapolis, y los manifestantes también pidieron justicia en el caso de Arbery.

El agente especial asistente del GBI a cargo, Richard Dial, testificó que Bryan le dijo a la Policía que Travis McMichael dijo «P*** N***» después de que tres disparos de su escopeta dejaron a Arbery muerto en la calle en el vecindario de Satilla Shores, el pasado mes de febrero. Las imágenes de la cámara corporal también mostraron una pegatina de la bandera confederada en la caja de herramientas de la camioneta de McMichael, dijo.

¿Estuvo Arbery en un altercado días antes de su muerte? 2:43

En el interrogatorio, Dial testificó ante el GBI, el 13 de mayo, que Bryan mencionó el insulto, y según lo que él sabía, Bryan no había hecho la acusación anteriormente, incluso durante un interrogatorio, el 11 de mayo.

Sin embargo, dijo el agente, hubo «numerosas ocasiones» en las redes sociales y a través de servicios de mensajería en las que McMichael usó el mismo insulto, una vez le envió un mensaje de texto a alguien diciéndole que amaba su trabajo porque «no había ningún N**** en ninguna parte».

En otro caso, en algún momento antes del tiroteo, respondió en un mensaje de Instagram que las cosas serían mejores si alguien hubiera «arrancado la cabeza de ese N****», testificó Dial. Dial no dijo a quién se refería McMichael. A Dial no se le pidió más contexto.

La madre de Arbery, Wanda Cooper, le dijo a Chris Cuomo, de CNN, que quedó devastada al escuchar el testimonio de Dial.

«A menudo imagino los últimos minutos de la vida de mi hijo. No imaginé que sería tan duro, pero saber que esa declaración se hizo en los últimos segundos de su vida … fue muy desgarrador», dijo.

Bryan también tenía varios mensajes en su teléfono que incluían términos «raciales» e indicaban que podría haber prejuzgado a Arbery cuando lo vio ese día, dijo Dial.

«Hay evidencia de la actitud racista del señor Bryan en sus comunicaciones, y de que eso extrapolo la razón por la cual hizo las suposiciones que hizo ese día», dijo. «Él vio a un hombre corriendo por la carretera con una camioneta siguiéndolo, y creo que hizo ciertas suposiciones que, al menos en parte, se basaron en su parcialidad racial».

Decenas de manifestantes se reunieron afuera del juzgado después de la audiencia, y se les podía escuchar cantando: «Todas las vidas importan cuando las vidas negras importan», según la cadena WJXT, afiliada de CNN.

El tiroteo y la muerte de Arbery

Gregory y Travis McMichael fueron arrestados el 7 de mayo. El padre y el hijo persiguieron a Arbery después de sospechar de él por una avalancha de allanamientos en el área, dijo el mayor de los McMichael a la Policía, según Dial.

Los McMichaels se armaron y, con la ayuda de Bryan, trataron de evitar que Arbery corriera por su vecindario.

El video de Bryan comienza antes del tercer intento, y se ve a Arbery tratando de evitar la camioneta de los McMichaels, que se detiene en la carretera, antes de girar abruptamente hacia Travis McMichael frente a la camioneta.

Mientras luchan por el arma, se oye un disparo. Los dos desaparecen del lado izquierdo de la pantalla. Gregory McMichael saca una pistola, pero no dispara.

Luego, se escucha un segundo disparo cuando Arbery y el joven McMichael están fuera de la pantalla. Cuando los hombres vuelven a la vista, continúan luchando por la escopeta. Arbery lanza un puñetazo a la cabeza de Travis McMichael cuando se escucha un tercer disparo.

Arbery retrocede cuando aparece sangre en la parte posterior de su camiseta, debajo del lado izquierdo de su caja torácica. Él tropieza y cae en medio de la calle cuando Travis McMichael se aleja.

El Departamento de Justicia ha iniciado una investigación de delitos de odio por este caso, dijo Merritt.

Video muestra a Arbery con la policía en 2017 2:32

La persecución

Las acusaciones se produjeron cuando Dial describió los eventos que llevaron a la muerte de Arbery y dijo que antes de que le dispararan a Arbery, los tres hombres acusados de su asesinato participaron en una persecución elaborada, golpeando al hombre, de 25 años, con una camioneta mientras él intentaba escapar de ellos.

Cuando se le preguntó si creía que McMichael podría haber estado actuando en defensa propia, Dial dijo que lo contrario era cierto.

«Creo que el señor Arbery estaba siendo perseguido, y corrió hasta que no pudo correr más, y era darle la espalda a un hombre que tenía una escopeta o luchar con sus propias manos desnudas contra el hombre que tenía la escopeta. Él eligió pelear», dijo. «Creo que la decisión del señor Arbery fue tratar de escapar, y cuando sintió que no podía escapar, decidió pelear».

En esta foto aparecen Travis McMichael, Gregory McMichael y William Bryan, acusados del crimen del hombre negro, de 25 años, Ahmaud Arbery.

Cuando Travis y Gregory McMichael intentaron atacarlo, Arbery se giró y pasó junto al camioneta de Bryan, quien registró el asesinato, y Bryan golpeó a Arbery con el costado de su camioneta, dijo Dial.

Bryan le dijo a la Policía que en un momento pensó que Arbery estaba tratando de ingresar a su camioneta, dijo Dial, y agregó que no sabía si eso era cierto, pero sintió que Arbery estaba tratando de escapar.

Los investigadores encontraron un golpe de una huella de la palma de la mano en la puerta trasera del camioneta de Bryan, fibras de algodón cerca de la plataforma de la camioneta que «atribuimos al contacto con el señor Arbery» y una abolladura debajo de las fibras, dijo.

El abogado de Bryan, Kevin Gough, dijo que su cliente estaba trabajando en su porche y no tenía idea de lo que estaban haciendo los McMichaels.

Bryan «ve a alguien que no conoce siendo perseguido por un camioneta. Él hace, con el debido respeto, lo que cualquier estadounidense patriótico habría hecho en las mismas circunstancias», dijo Gough.

El abogado Lee Merritt, quien representa a los miembros de la familia de Arbery, respondió diciendo: «Ese ya no es el Estados Unidos en el que deseamos vivir».

Arbery trató de escapar, según el agente

Aunque el abogado de Bryan ha impugnado las acusaciones de que su cliente participó en el asesinato, Dial dijo que Bryan les gritó a los McMichaels: «¿Lo tienen?» cuando los vio persiguiendo al hombre, de 25 años. Los McMichaels y Bryan no han presentado declaraciones, pero los abogados de los tres hombres han proclamado su inocencia.

Después de gritarles a los McMichaels, Bryan se unió a la persecución, en cuyo momento ninguno de los tres había llamado al 911, dijo Dial.

Los McMichaels ya habían tratado de alejar a Arbery una vez cuando Bryan se unió a la persecución, dijo el agente del GBI. Bryan intentó bloquear a Arbery mientras Travis McMichael conducía alrededor de la manzana con su padre en el caja de la camioneta, dijo.

Bryan «hizo varias declaraciones sobre tratar de bloquearlo y usar su vehículo para tratar de detenerlo», dijo Dial. «Su declaración fue que el señor Arbery siguió tratando de salirse del camino y moviéndose alrededor del parachoques y de hecho corriendo hacia la zanja en un intento de evitar su camioneta».

En un momento, Arbery salía del vecindario de Satilla Shores donde viven los acusados, pero los McMichaels lo obligaron a regresar al vecindario y pasaron al lado de Bryan, dijo el agente. Fue entonces cuando golpeó a Arbery, dijo Dial, y Arbery siguió corriendo mientras los McMichael lo perseguían.

Bryan se dio la vuelta, y ahí es donde comienza el video ampliamente difundido del asesinato de Arbery, dijo.

Cuando la policía llegó después del tiroteo, dijo Dial, Gregory McMichael dijo en comentarios que quedaron captados en las imágenes de la cámara de la policía que no sabía con certeza si Arbery había robado algo.

«Tenía el presentimiento de que el señor Arbery pudo haber sido responsable de los robos que habían ocurrido en el vecindario anteriormente. En realidad, dijo que fue su instinto. Su instinto le dijo eso», dijo el agente de GBI.

Travis McMichael le dijo a la Policía que le ordenó a Arbery que se tirara al suelo antes del tiroteo, y Gregory McMichael también le dijo a un agente que le había dicho a su hijo: «No disparen», dijo Dial, el agente del GBI.

Los McMichaels, acusados de asesinato y agresión agravada, aparecieron usando máscaras faciales en el Centro de Detención del Condado de Glynn, a pocos kilómetros de la corte.

Bryan renunció a su derecho de comparecer. Fue arrestado, el mes pasado, por cargos que incluyen asesinato grave.

Tercer arresto en caso Arbery: el hombre que grabó su muerte 2:06

El propietario de la casa no testificó

El fiscal Jesse Evans, del condado de Cobb en el área metropolitana de Atlanta, abrió sus declaraciones diciendo que la evidencia mostraría que los McMichaels «persiguieron, cazaron y finalmente asesinaron» a Arbery.

El GBI se hizo cargo de la investigación después de que la Policía del condado de Glynn y dos fiscales se negaron a presentar cargos. El fiscal de distrito del Circuito Judicial de Atlantic, Tom Durden, se convirtió en el tercer fiscal en recusarse a sí mismo después de que la asistencia de GBI que él solicitó rápidamente produjera  cargos.

Larry English, dueño de una casa en construcción donde Arbery se detuvo antes de que le dispararan, no testificó el jueves. No fue citado, dijo su abogada Elizabeth Graddy.

Los abogados de los hombres proclaman su inocencia

El abogado de Bryan ha insistido reiteradamente en que su cliente era simplemente un observador y ha cuestionado por qué la Policía estatal acusó al hombre que califica de «testigo estrella» de la Fiscalía.

Travis McMichael, acusado del tiroteo del 23 de febrero fuera de Brunswick, no es culpable, dicen sus abogados, como lo demostrará la «evidencia convincente».

«Travis ha sido vilipendiado antes de que su voz pudiera ser escuchada», dijeron los abogados en un comunicado. «La verdad en este caso exonerará a Travis».

Gregory McMichael también es víctima de un juicio apresurado, dijo su abogado.

«Muy a menudo el público acepta una narrativa impulsada por un conjunto incompleto de hechos, uno que vilipendia a una buena persona», dijo la abogada defensora Laura Hogue en un comunicado.

Frank Hogue, el coabogado, dijo que «la historia completa, que se revelará a tiempo, contará la verdad sobre este caso».

El estado se prepara para protestas

Se esperan manifestaciones. La Asociación Nacional para el Progreso de las Personas Negras (NAACP, por sus siglas en inglés) organizó una protesta a las 5:45 p.m., frente al tribunal.

El gobernador de Georgia, Brian Kemp, advirtió a las «malas influencias» que no estropeen lo que han sido «reuniones muy pacíficas en esa comunidad durante más de un mes».

«Permítanme ser claro una vez más: no toleraremos comportamientos perjudiciales o peligrosos, incluida la conducta criminal, y daremos prioridad a la seguridad de nuestros ciudadanos», dijo en una conferencia de prensa.

La Policía del estado de Georgia, los agentes del Departamento de Recursos Naturales del estado, miembros de la Guardia Nacional y los agentes de la Agencia Estatal de Manejo de Emergencias estarán disponibles para ayudar a las autoridades locales, dijo el gobernador.

— Angela Barajas, Hollie Silverman, Lindsay Benson y Martin Savidge de CNN contribuyeron a este informe.