CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

Éxitos y fallos del debate vicepresidencial entre Harris y Pence

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) — Terminó el primer y único debate vicepresidencial entre Mike Pence y Kamala Harris.

Fue un asunto mucho más civilizado que la debacle de la semana pasada entre el presidente Donald Trump y el exvicepresidente Joe Biden.

Lo vi, tuiteé y tomé notas. A continuación, mis opiniones sobre lo que fue lo mejor y lo peor de la noche.

Los éxitos del debate de vicepresidentes

Kamala Harris

Los mejores 15 minutos del debate de la senadora de California fueron los primeros 15 minutos del debate.

Ayudada por el enfoque del manejo fallido del covid-19 y de la pandemia por parte del gobierno Trump, Harris aplastó a Pence con el historial de la administración a la que él pertenece. «Ellos sabían y lo encubrieron», dijo sobre la admisión de Trump de que deliberadamente minimizó la gravedad del virus.

publicidad

Harris fue menos fuerte al defender el historial de Biden, en particular los repetidos ataques de Pence a la supuesta afirmación de Biden de que derogaría todos los recortes de impuestos de Trump y acabaría con el fracking. (Harris dijo que Biden se aseguraría de que los impuestos no subieran a nadie que ganara menos de US$ 400.000 e insistió, repetidamente, en que Biden no prohibiría el fracking).

Pero tuvo un fallo al eludir una pregunta sobre si el un gobierno de Biden agregaría escaños a la Corte Suprema. En general, sin embargo, creo que Harris hizo lo que debería hacer una buena vicepresidenta: criticó a Trump, particularmente en el tema del covid-19. Además mantuvo el enfoque en gran medida en el gobierno actual. Lo hizo con un comportamiento tranquilo, calmado y sereno. Cuando Pence la interrumpió, utilizó el silencio y la mirada, a menudo más eficaz que cualquier palabra. Y su frase de «Sr. vicepresidente, estoy hablando» será algo inolvidable para los demócratas.

Mike Pence, a la ofensiva

El vicepresidente es un polemista muy sólido (y subestimado). Sus mejores momentos el miércoles por la noche llegaron cuando procesaba las declaraciones pasadas de Biden y Harris sobre impuestos, el fracking, el Green New Deal y China. Es más difícil de lo que piensas volcar las investigaciones de la oposición en una respuesta en un debate sin que parezca totalmente forzado. Pence es excelente en eso. Y mirando el debate únicamente a través de la lente de que el futuro político de Pence está vinculado a defender, sin cuartel, el historial de Donald Trump, se comportó muy bien.

Las preguntas de Susan Page

Sí, la moderadora recibió mucha críticas por su incapacidad para controlar a Pence cuando él seguía hablando más allá del límite de tiempo. (Más sobre eso a continuación). Pero si regresas y escuchas (o lees), sus preguntas fueron excelentes. Puntiagudas, reflexivas y, desafortunadamente, en gran parte sin respuesta.

La mosca sobre Pence

Puedes decir lo que quieras sobre los medios de comunicación que se centran en las cosas sin importancia. ¡Pero hubo una maldita mosca en el cabello de Pence durante dos minutos seguidos! (Esto no es una exageración; en realidad fueron dos minutos). ¿Alguna vez ha recibido una mosca más exposición? ¡Diablos, Biden incluso envió un llamado de recaudación de fondos mientras el debate aún continuaba! Además, si no crees que este debate será recordado como el «debate de la mosca», entonces permítame darte una introducción a la política.

Mira lo que hizo una mosca al colarse en el debate 0:50

Twitter

Tengo una relación de amor y odio con la plataforma de redes sociales, pero realmente está en su mejor momento en las grandes noches políticas como esta. Divertido y perspicaz, con snark esparcido encima y la cantidad justa de maldad horneada allí también.

Los errores

Mike Pence, a la defensiva

Es una tarea hercúlea tratar de defender las acciones (e inacciones) de Trump en la pandemia del coronavirus. Ese fue el trabajo antes de Pence el miércoles por la noche y, como era de esperar, se quedó corto. Pence pasó por alto el repetido escepticismo de Trump sobre las estrategias de mitigación probadas (uso de máscaras, distanciamiento social, evitar grandes multitudes) y, en cambio, trató de hacer toda la conversación sobre la libertad individual. Lo que pasa con la libertad individual es que no eres libre de hacer cosas que afecten la salud y seguridad de los demás. Mitigar el covid-19 no se trata de la libertad de las personas, se trata de la acción colectiva. La incapacidad de Trump para comprender eso es indefendible, y Pence no pudo defenderlo.

El arbitraje de Susan Page

En el toma y dame del debate, Page, la jefe del buró de la oficina de Washington del USA Today luchó un poco. El problema más evidente fue que simplemente no pudo lograr que ninguno de los candidatos respondiera las preguntas que se les hicieron. Perdí la cuenta de cuántas veces Harris y Pence ignoraron abiertamente las pregunta que Page hizo para dar lo que a menudo era un discurso ensayado. (El ejemplo más evidente fue cuando Harris tomó una pregunta de Page sobre la edad de Biden y si habían hablado sobre la posibilidad de transferir el poder presidencial y pasaron dos minutos simplemente guiando a la gente a través de la historia de su vida).

El otro problema con cómo Page manejó el debate fue que simplemente era incapaz de evitar que Pence se pasara del tiempo asignado. Lo intentó valientemente, pero quedó claro desde el principio que su interjección de «Sr. vicepresidente» no detenía el tren de Pence. Debería haber probado otra táctica. Y, por supuesto, cortar los micrófonos de los candidatos cuando superan el tiempo acordado para responder preguntas es la verdadera solución aquí, que está en manos de las campañas y de la Comisión de Debates Presidenciales, no de Page.

Así culminó el debate vicepresidencial de EE.UU. 3:29

Donald Trump / Joe Biden

Tanto Pence como Harris fueron más sustantivos y más efectivos que cualquiera de los hombres que lideran sus respectivos boletos. Sí, Trump hizo imposible tener un debate con algún tipo de reglas o decoro, pero cuando Biden tuvo sus oportunidades en el debate de la semana pasada, fue decididamente mediocre. Les agradan o los odian, Pence y Harris demostraron que ambos son mejores debatidores que sus compañeros de boleto el miércoles por la noche.

El plexiglás

Los separadores que impiden que los candidatos se respiren entre sí fueron el furor de la cobertura previa al debate. Y, sin embargo, casi nunca se mostraban en la pantalla. Ah, y también: todos los expertos en enfermedades infecciosas dijeron que eran totalmente inútiles.