CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Los demócratas temen el veto del republicano Mitch McConnell sobre la agenda de Biden

Por Manu Raju, Ted Barrett

(CNN) — La agenda del presidente electo Joe Biden en Washington solo puede llegar hasta donde Mitch McConnell le permita.

McConnell, el líder republicano del Senado, fue reelegido en Kentucky para un séptimo mandato, la semana pasada. El senador está listo para ser la clave de la agenda legislativa de Biden sin importar lo que suceda en dos elecciones de segunda vuelta probables en Georgia, en enero, que determinarán el partido que controla el cámara.

Y eso significa que Biden tendrá que enfrentarse de inmediato a la realidad que podría forzar acuerdos bipartidistas, lo que podría frustrar a la izquierda, o enfrentarse a un muro de oposición republicana encabezada por un astuto líder del Senado que, durante mucho tiempo, ha predicado la unidad del partido frente a sus adversarios demócratas. De cualquier manera, McConnell está obligado a limitar sustancialmente el alcance de la agenda demócrata, ya sea sobre inmigración o cambio climático, y podría afectar la forma en que Biden realiza nombramientos cruciales para los tribunales federales y su gabinete.

Elecciones definirán el balance de poder en Washington 4:21

Pero una dinámica podría estar en juego para alterar el estancamiento típico que ha dominado a Washington en los últimos años: Biden y McConnell tienen un historial de cerrar acuerdos juntos y han desarrollado un vínculo que, según dicen, se basa en la confianza después de servir juntos en la Cámara durante décadas.

Demócratas temen el veto de Mitch McConell y los republicanos

Los demócratas son escépticos.

publicidad

«No importa lo que suceda en Georgia, va a ser muy difícil conseguir que se apruebe algo en el Senado», le dijo a CNN el senador Chris Murphy, demócrata de Connecticut. «Lo que realmente me preocupa es una crisis constitucional instantánea en la que Mitch McConnell se niega a confirmar a alguno de los designados por Joe Biden a menos que hayan recibido un sello personal de aprobación de Mitch McConnell».

El senador de Illinois Dick Durbin, el segundo demócrata, lo expresó sin rodeos: «¿Qué Mitch McConnell conseguiremos? … Si está dispuesto a sentarse con Biden, si siente que debe hacerlo, puede conducir a algo bipartidista y positivo. Si toma el otro enfoque, nos estamos preparando para las próximas elecciones presidenciales, vamos a tener una agenda tan vacía en el Senado como la que hemos tenido en los últimos años».

Los confidentes de McConnell dicen que no es tan simplista. Sostienen que será la decisión de Biden sobre cómo gobernar: trabajar con los senadores republicanos para encontrar un consenso bipartidista, o atender a los demócratas de izquierda y de la Cámara, algo que conduciría a la probabilidad de una agenda bloqueada.

«No se equivoquen: si Mitch McConnell sigue siendo el líder de la mayoría del Senado de Estados Unidos, podrá controlar los peores impulsos de este Partido Demócrata», dijo el senador Todd Young, un republicano de Indiana que preside el brazo de campaña del Partido Republicano en el Senado.

Navegar por el Senado, un organismo donde Biden sirvió durante 36 años, será el mayor desafío para el presidente entrante. Biden será presionado por los demócratas en la Cámara de Representantes para impulsar una agenda ambiciosa, incluso si no tiene ninguna posibilidad en el Senado. Y si llega a acuerdos con McConnell, seguramente provocará una reacción violenta de sus partidarios liberales.

El llamado de unidad de Joe Biden a sus rivales políticos 1:40

La representante Pramila Jayapal, quien copreside el grupo progresista de la Cámara, le dijo a CNN que Biden no debería dar marcha atrás en una agenda «audaz», sin importar lo que McConnell prefiera. En contraste, el otro presidente del caucus, el representante de Wisconsin Mark Pocan, dijo: «Creo que la gente quiere que hagamos algo, punto. Y no sé cómo se resuelve el problema del Senado republicano».

«Si Mitch McConnell va a volver a su caparazón y no vamos a hacer que la legislación se mueva, entonces ese es un cálculo diferente», agregó Pocan.

Los problemas serán difíciles de resolver para las dos partes, particularmente en el cuidado de la salud si la Corte Suprema deroga la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, conocida como Obamacare. Además, los legisladores se enfrentan a un paquete de estímulo económico para hacer frente al impacto del nuevo coronavirus, una de las principales prioridades en una sesión del Congreso que comienza el lunes. Otros temas, como el gasto en infraestructura y el manejo de los precios de los medicamentos recetados, han generado interés bipartidista, pero los detalles han confundido a las dos partes durante mucho tiempo.

Incluso los republicanos que criticaron al presidente Donald Trump emitieron una advertencia a Biden el domingo.

«Está bastante claro que no quieren el Green New Deal. Está bastante claro que no quieren Medicare para todos. No quieren impuestos más altos. No quieren deshacerse del petróleo, el gas y el carbón», dijo el senador de Utah Mitt Romney, un crítico frecuente de Trump, sobre los votantes estadounidenses durante una entrevista, el domingo, en «State of the Union», de CNN. «Cualquier argumento en contrario se encontrará con mucha resistencia del pueblo estadounidense y de los miembros del Congreso».

Dependiendo de lo que suceda con las dos contiendas por el Senado de Georgia, una de las cuales ya avanzó a una segunda vuelta, para el 5 de enero, y la otra probablemente lo hará, McConnell estará a cargo de la agenda del Senado como líder de la mayoría, con una 52-48 o una ventaja de 51-49. O estará en minoría con un Senado dividido en partes iguales en 50-50, donde la vicepresidenta electa Kamala Harris rompería los votos empatados.

Incluso si él es de la minoría, los republicanos tendrían el poder de detener la legislación en su camino utilizando el obstruccionismo, algo que requiere 60 votos para superarlo. Y los demócratas reconocen plenamente que es poco probable que un Senado 50-50 cambie las reglas de obstrucción porque varios senadores demócratas se oponen a realizar cambios en la potente táctica de estancamiento. (Necesitarían 50 senadores para acordar cambiar las reglas de obstrucción, con la vicepresidenta rompiendo el empate).

«Estamos divididos como pueden estar divididos, y siempre he dicho que no estoy dispuesto a hacer nada que divídanos más», dijo en una entrevista el senador Joe Manchin, un demócrata de Virginia Occidental que se opone a los cambios a las reglas de obstrucción.

Murphy dijo que si los demócratas tuvieran 53 o 54 escaños, habría una «posibilidad decente» de acabar con el obstruccionismo. Pero agregó: «Si la mayoría son 50, es mucho más difícil eliminar el obstruccionismo».

Los demócratas anticipan tensiones dentro de su partido

«Siempre es difícil», dijo Durbin sobre la aprobación de la legislación en el Senado. «Siempre habrá dos o tres personas que digan: ‘Vaya, te estás moviendo demasiado rápido. Te estás moviendo demasiado hacia la izquierda. Estás avanzando en temas que no me ayudan en casa'».

Durbin agregó: «La inclinación natural es jugar con la gente en la posición más vulnerable. Por supuesto que los amas y quieres ayudarlos. Pero si tomas eso como tu criterio, vas a tener un agenda muy limitada».

Si McConnell sigue siendo el líder de la mayoría, esencialmente podría tener poder de veto sobre la legislación además de las designaciones del gabinete de Biden y los tribunales federales, que requieren una mayoría del Senado para superar un obstruccionismo. Y McConnell tendrá una voz importante en cómo se forma la legislación, a menos que 10 republicanos rompan filas, algo desafiante en un cuerpo polarizado a menos que el líder republicano dé su bendición.

Todo eso es una receta para hacer tratos entre McConnell y Biden, quienes alcanzaron una serie de acuerdos críticos de gastos e impuestos durante la presidencia de Barack Obama, incluida la prevención del llamado precipicio fiscal que podría haber puesto en peligro la economía después de las elecciones de 2012. Pero tal enfoque podría frustrar a los demócratas, ya que cualquier acuerdo bipartidista puede no alcanzar los objetivos de la izquierda.

McConnell y Biden se vieron obligados a trabajar juntos porque había resentimiento entre McConnell y Obama, a quien el líder republicano prometió ser presidente por un período después de su elección, un pronunciamiento público que muchos demócratas nunca perdonaron.

En un video de 2016 para Business Insider, McConnell habló sin tapujos sobre su disgusto por negociar con Obama, de quien dijo que era «insoportable e irritante» porque «pensaba que era el tipo más inteligente de la sala y necesitaba compartirlo con todos frecuentemente».

«El tipo con quien negociar en la administración era el vicepresidente, no el presidente», dijo McConnell. «Con Biden, no perdimos mucho tiempo hablando de cosas en las que sabíamos que nunca estaríamos de acuerdo. No le di un sermón, él no me sermoneó a mí. Llegamos a las áreas donde había un posible acuerdo y pudimos llegar a un resultado. Una experiencia muy diferente de estar en un entorno de negociación con el presidente».

Hace cuatro años, al final del mandato de Biden como vicepresidente, McConnell se unió a los senadores de ambos partidos en un conmovedor homenaje a Biden en el Senado.

«Ha sido un verdadero amigo. Ha sido un socio de confianza, y ha sido un honor servir contigo. Todos te extrañaremos», le dijo McConnell a Biden con emoción.

Nadie creería que su asociación se renovaría cuatro años después con Biden regresando a la Casa Blanca como presidente y necesitando un socio republicano en el Senado para ayudarlo a avanzar en su agenda.