CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Los decretos que ha firmado Biden en sus primeros días en la presidencia no son una solución. Son un síntoma

Por Zachary B. Wolf

(CNN) — La serie de decretos que ha firmado el presidente de Estados Unidos, Joe Biden están diseñados para representar un cambio de sentido de las políticas de la administración Trump en todo, desde el manejo del covid hasta el cambio climático y el muro fronterizo.

Pero este estilo de gobierno de yoyó no es como se supone que funcionan las cosas en Estados Unidos. Se supone que los grandes cambios de política se trasladarán al Congreso y luego al escritorio del presidente, moldeados por los compromisos necesarios para que todos estén de acuerdo. En cambio, con el Congreso absolutamente atascado en temas clave durante los últimos 15 años, más o menos, los presidentes se han adaptado a un patrón de hacer políticas ejecutivas por su cuenta, lo que ha resultado en que se hagan y luego se deshagan mutuamente en temas clave. (Es decir, a menos que los tribunales intervengan primero).

Los presidentes tienen poder. Los decretos que firmó Biden este jueves estaban destinados a centrar los esfuerzos del Gobierno federal en la pandemia de covid-19, crear un esfuerzo nacional para que los niños regresen a las escuelas, fomentar el uso de mascarillas, movilizar a la  Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) y a la Guardia Nacional, para ayudar a que las vacunas lleguen a las comunidades, aprovechar las farmacias locales y reinsertar a Estados Unidos en el esfuerzo mundial de la lucha contra el covid.

Donald Trump no ha desaparecido de la escena política 29:15

Las consecuencias de los decretos de cuatrienios pasados

Pero otros decretos que firmó, incluidas los más importantes el miércoles: volver a unirse al esfuerzo global por el cambio climático y proteger a los niños indocumentados criados en Estados Unidos, son la versión de restaurar la gobernanza. Biden esencialmente deshizo lo que Trump había hecho para deshacer lo que había hecho Obama.

Considera el tema de la inmigración. Biden planea impulsar un camino hacia la ciudadanía para millones de inmigrantes indocumentados. Los presidentes han estado tratando de obtener un plan de inmigración integral en el Congreso durante 15 años.

publicidad

Un proyecto de ley aprobado por la Cámara de Representantes durante la administración de George W. Bush. Un proyecto de ley aprobado por el Senado durante la administración Obama. Pero la legislación nunca pasó por ambas cámaras. Entonces, el presidente Barack Obama prometió proteger a los niños indocumentados si salían de las sombras bajo un programa llamado Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA). Muchos lo hicieron. Luego Trump intentó poner fin a ese programa, aunque los tribunales lo frenaron. Ahora Biden está tratando de protegerlo.

Trump, quien comenzó con un Congreso dominado por el Partido Republicano, entró con su propia agenda que involucraba un muro fronterizo. En realidad, ni siquiera intentó la ruta normal, sino que declaró una emergencia nacional en la frontera para canalizar dinero a su proyecto de muro. Entonces Biden anuló la emergencia nacional de Trump y detuvo el muro.

Y cambio climático. Una amenaza existencial merece una legislación real para abordar el problema de manera seria y eficaz. Pero una política coordinada de cambio climático para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero es, en todo caso, más difícil de lograr que una reforma migratoria.

¿Afectará la salida del acuerdo de París a Trump? 10:51

Otras políticas cambiantes de anteriores

Piensa en esto:

Bill Clinton puso a Estados Unidos en un acuerdo climático global. (Acuerdo de Kyoto)

George W. Bush sacó a Estados Unidos de ese acuerdo.

Obama puso a Estados Unidos en un acuerdo climático global. (Acuerdo de París)

Trump sacó a Estados Unidos del Acuerdo de París.

Biden está volviendo a poner a Estados Unidos en el Acuerdo de París.

No es de extrañar que sea difícil para los estadounidenses y otros países averiguar cuál es la posición de Estados Unidos sobre el cambio climático. Cambia cada pocos años. Biden coloca una transición lejos de los combustibles fósiles como una de sus principales prioridades. Si quiere lograr algo duradero, tendrá que aprobarlo en el Congreso, que en este momento se basa en un Senado dividido equitativamente, donde un demócrata es el senador de Virginia Occidental, Joe Manchin. Virginia Occidental es un estado que basa su economía en el carbón, y Manchin una vez publicó un anuncio de campaña en el que hizo un agujero en el medio del proyecto de ley de derechos de emisión. (Míralo aquí.)

Legislar es difícil a propósito. Es lo que se suponía que iba a generar un compromiso en nuestra gran y desordenada democracia. En cambio, ha conducido a un estancamiento absoluto. Incluso cuando el Congreso puede hacer algo grande (Obamacare, por ejemplo), el esfuerzo para evitar que se deshaga se vuelve tan abrumador que hacer arreglos razonables se vuelve imposible.

Más yoyós políticos: perforaciones en el Ártico, el oleoducto Keystone y protecciones para estadounidenses LGBTQ.