CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Empresas

Las empresas extranjeras se alejan de EE.UU. y apuestan fuerte por China, según un informe

Por David Goldman

(CNN Business) — Las empresas extranjeras le están dando la espalda a Estados Unidos y aprovechando el auge de la economía china y su manejo superior de la pandemia de covid-19.

La inversión directa en Estados Unidos por parte de empresas extranjeras se desplomó un 49% a US$ 134.000 millones el año pasado, según un informe publicado el domingo por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo. En contraste, la inversión extranjera directa en China creció un 4% a US$ 163.000 millones en 2020.

El 2020 es el primer año en la historia en que la inversión extranjera directa en China superó a la de Estados Unidos, según la ONU. China es ahora el mayor receptor mundial de inversiones de empresas extranjeras.

Aunque el covid-19 fue un factor importante en la caída de la inversión extranjera directa en Estados Unidos —y en la mayor parte del mundo—, el descenso de las inversiones en el país norteamericano comenzó mucho antes de la pandemia.

Las razones detrás de los resultados de EE.UU. e India

Después de alcanzar un máximo de US$ 440.000 millones en 2015, según el Departamento de Comercio de Estados Unidos, la inversión extranjera en el país ha experimentado una fuerte caída. Las políticas comerciales sin asesoría del expresidente Donald Trump perjudicaron la inversión extranjera, particularmente de China, que representó la caída más pronunciada de la inversión en los últimos años. La incertidumbre económica creciente en todo el mundo también contribuyó al declive.

El año pasado, la caída de la inversión extranjera directa en Estados Unidos fue más pronunciado en el comercio mayorista, los servicios financieros y la industria manufacturera, según el informe. Las fusiones y adquisiciones internacionales, así como las ventas de activos estadounidenses a inversores extranjeros, cayeron un 41%.

publicidad
La economía de China creció más de lo esperado en 2020 1:18

Mientras tanto, el crecimiento económico explosivo de China y la rápida recuperación de la pandemia ayudaron a que se disparara la inversión extranjera allí. La economía de China creció un 2,3% el año pasado, en momentos en que la mayor parte de las principales economías del mundo se contrajeron. El país impuso políticas estrictas de confinamiento y seguimiento de la población para contener el virus. Además reservó cientos de miles de millones de dólares para grandes proyectos de infraestructura con el objetivo de impulsar el crecimiento económico.

La capacidad de China para controlar la propagación del virus «ayudó a estabilizar la inversión después del confinamiento inicial», señaló el informe.

Los resultados de India

La inversión extranjera directa en India también se disparó de manera similar. Pasó de menos de US$ 25.000 millones en 2014, antes de que asumiera el primer ministro Narendra Modi, a US$ 57.000 millones el año pasado, según el informe de la ONU. Gran parte de ese crecimiento se debió a políticas que permitieron que marcas globales como Ikea y Uniqlo abrieran tiendas. También a la campaña «Make in India» de Modi para hacer crecer la base manufacturera del país.

Eso ayudó a que la inversión extranjera directa en la India creciera un 13% el año pasado.

La mayoría de las economías no tuvieron tanta suerte. La inversión extranjera directa en el Reino Unido e Italia cayó casi un 100%. La inversión extranjera directa en Rusia cayó un 96%, la de Alemania un 61% y la de Brasil un 50%. Australia, Francia, Canadá e Indonesia —que se encontraban entre los principales receptores de inversión extranjera directa en 2019— también registraron descensos en la inversión extranjera de dos dígitos.

¿Qué pasará con la inversión extranjera este 2021?

En términos generales, la inversión extranjera directa cayó un 42% el año pasado a su nivel más bajo desde la década de 1990. Se situó un 30% por debajo del nivel más bajo alcanzado durante la crisis financiera mundial de 2008-2009.

El atractivo de Estados Unidos como un sitio seguro y robusto para que las empresas extranjeras inviertan ha sido una de las fuerzas impulsoras más poderosas detrás del crecimiento económico del país en las últimas décadas. Sin embargo, la ONU dijo que las circunstancias que detienen el flujo de inversión extranjera directa hacia Estados Unidos y otros países continuarán este año.

«Los efectos de la pandemia sobre la inversión van a persistir», dijo en un comunicado James Zhan, director de la división de inversiones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo. «Es probable que los inversores se mantengan cautelosos a la hora de comprometer capital en activos productivos nuevos en el extranjero», agregó.