CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Así es como se diferencia la vacuna contra el coronavirus de Johnson & Johnson de las otras usadas en EE.UU.

Por Maggie Fox

(CNN) — Todo está listo en Estados Unidos para comenzar la aplicación de una tercera vacuna contra el coronavirus, esta fabricada por Johnson & Johnson.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) ha dado la autorización de uso de emergencia de la vacuna, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades la han recomendado y el Gobierno federal tiene programado comenzar la distribución casi de inmediato.

En Estados Unidos ya se están distribuyendo dos vacunas contra el coronavirus, una fabricada por Moderna y otra por Pfizer y su socio alemán BioNTech. La nueva vacuna, fabricada por Janssen, la división de vacunas de Johnson & Johnson, es un poco diferente. Te explicamos.

Vacuna de una sola dosis

La vacuna de Johnson & Johnson está diseñada para administrarse en una sola dosis. Eso significa que no hay visitas de seguimiento, nada de la burocracia necesaria para asegurarse de que las personas regresen para esas segundas inyecciones y ninguna preocupación de asegurarse de que haya una segunda dosis disponible en el momento adecuado.

Las vacunas de Pfizer y Moderna están diseñadas para administrarse en una serie de dos dosis: la vacuna de Pfizer, con tres semanas de diferencia, y la de Moderna, con cuatro semanas. Se ha debatido si podría estar bien administrar estas vacunas en una sola dosis o extender el tiempo entre dosis para que más personas puedan recibir su primera vacuna y, por lo tanto, obtener al menos algo de protección.

publicidad

Pero la autorización de la FDA dice dos dosis, y muchos expertos en vacunas, incluido el asesor médico en jefe de la Casa Blanca, el Dr. Anthony Fauci, temen que administrar solo una dosis de las vacunas de Pfizer y Moderna podría dejar a las personas protegidas solo parcialmente.

La vacuna de Johnson & Johnson fue probada y se demostró que protege a las personas con una sola dosis, aunque se están realizando estudios para ver si dos dosis podrían brindar mayor protección.

Eficacia diferente

Una cosa que la gente puede notar de inmediato sobre la vacuna de Johnson & Johnson es cómo se compara con la de Pfizer y Moderna en términos de eficacia. Esas vacunas tuvieron una tasa de eficacia sorprendente en los ensayos clínicos, del 94% al 95%. Los estudios en el mundo real de la vacuna de Pfizer en Israel indican que la eficacia se mantiene. El riesgo de covid-19 sintomático, es decir, las personas que se infectaron con el coronavirus y se sintieron enfermas, disminuyó en un 94% entre las personas que recibieron dos dosis de la vacuna.

Por el contrario, la eficacia global global de la vacuna de Janssen fue del 66% contra enfermedades de moderadas a graves. Pero fue efectiva en un 85% contra enfermedades graves y, en los ensayos, 100% efectiva para prevenir la muerte, ya que nadie que recibió la vacuna murió de covid-19.

Sin embargo, la de vacuna Johnson & Johnson se administró en diferentes poblaciones y en momentos diferentes. Se probó en 44.000 personas en EE.UU., Sudáfrica y América Latina, y la mayoría de las pruebas se realizaron en meses de la pandemia distintos a los de las vacunas de Pfizer y Moderna, que comenzaron a probarse en la primavera y el verano.

La vacuna de Pfizer se probó en 43.000 personas en Estados Unidos, Alemania, Turquía, Sudáfrica, Brasil y Argentina. La de Moderna se probó en 30.000 personas, todas en EE.UU.

La vacuna de Johnson & Johnson se probó después de que algunas de las nuevas variantes preocupantes del coronavirus comenzaron a circular, incluida una que se registró por primera vez en Sudáfrica, llamada B.1,351, que parece debilitar el reconocimiento del virus por parte del cuerpo, incluso después de la vacunación. La eficacia de la vacuna de Johnson & Johnson fue solo del 57% en Sudáfrica, donde B.1,351 es ahora la variante dominante, en comparación con el 72% en EE.UU., donde es mucho menos común.

Los expertos están de acuerdo en que todas estas vacunas brindan muy buena protección según la medida más importante, que es si evitan que las personas se enfermen gravemente.

Pero las diferentes eficacias aumentan la posibilidad de que algunas personas vean la vacuna de Johnson & Johnson como de segunda clase, dijo Sarah Christopher, directora de defensa de políticas de la Red Nacional de Salud de la Mujer, en una reunión del comité asesor de la FDA el viernes.

Hay sentimientos «de que hay vacunas de primera y segunda clase, y estas últimas son relegadas a comunidades de bajos ingresos, rurales o marginadas de cualquier otra forma, con el potencial de exacerbar la desconfianza existente», dijo. «Las autoridades de salud pública deben abordar estas percepciones de frente».

Fauci: Hay que seguir vacunando, sea cual sea la vacuna 1:14

Protección más rápida

Con la vacuna de Johnson & Johnson, la protección contra la enfermedad de moderada a grave comienza aproximadamente dos semanas después de que las personas se vacunan. Cuatro semanas después de la inyección, los datos del ensayo clínico mostraron que no hubo hospitalizaciones ni muertes.

Estudios recientes muestran un buen nivel de protección con la primera dosis de las vacunas de Moderna y Pfizer, pero las personas no obtienen la protección completa hasta aproximadamente dos semanas después de la segunda dosis, es decir, cinco a seis semanas después de la primera dosis.

Se fabrica con una tecnología diferente

Las vacunas de Moderna y Pfizer utilizan una tecnología nueva llamada ARN mensajero o ARNm. Entregan material genético directamente a las células a través de partículas grasas. Ese código genético es absorbido por las células del músculo del brazo, que luego siguen las instrucciones genéticas para hacer pequeñas piezas que parecen parte del coronavirus.

Esas pequeñas proteínas estimulan una respuesta inmune, generando anticuerpos y células inmunes que «recuerdan» cómo son y que estarán listas para responder rápidamente en caso de un nuevo ataque.

La vacuna de Johnson & Johnson utiliza tecnología de vectores virales. Un virus del resfriado común llamado adenovirus 26 está diseñado genéticamente para que pueda infectar células, pero no se replicará allí. No se puede propagar por el cuerpo y no le dará a las personas un resfriado. Al igual que las vacunas de Pfizer y Moderna, proporciona instrucciones genéticas.

En lugar de transportarse en pequeñas bolas de lípidos, el virus debilitado inyecta las instrucciones genéticas en las células del brazo y forman las piezas que parecen parte de la proteína del pico del coronavirus, la estructura en forma de botón que el virus usa para conectarse a las celdas.

Es más fácil de manejar

Esas pequeñas bolitas de grasa delicadas que se usan para transportar las vacunas de Moderna y Pfizer necesitan un manejo cuidadoso. La vacuna de Pfizer debe almacenarse y transportarse a una temperatura de entre -80ºC y -60ºC (-112ºF a -76ºF), algo que al principio causó muchos problemas a los estados, que tuvieron que luchar para conseguir hielo seco y congeladores especiales. La FDA ahora ha suavizado un poco esos requisitos, pero la vacuna solo se puede guardar en el refrigerador durante cinco días y debe usarse dentro de las seis horas posteriores a su descongelación y dilución.

Y sí, la vacuna de Pfizer debe diluirse antes de usarse y no se puede agitar, sino que debe invertirse con cuidado exactamente 10 veces para mezclarla. La vacuna de Moderna es un poco menos delicada, pero también debe congelarse y manipularse con cuidado.

La vacuna de Moderna se puede mantener a unos -20ºC, o aproximadamente a la temperatura de un congelador doméstico.

En contraste, la vacuna de Johnson & Johnson se puede mantener a temperaturas simples de refrigerador hasta por tres meses, lo que facilita mucho su almacenamiento y transporte.

Lo que tienen en común

Ninguna de las tres vacunas contiene aditivos que a veces pueden causar reacciones fuertes, como antibióticos, conservantes o adyuvantes, que son compuestos que se utilizan para estimular la respuesta inmunitaria y que pueden contribuir al efecto de cualquier vacuna.

Eso significa un riesgo muy bajo de reacción alérgica, especialmente anafilaxia potencialmente mortal. Los CDC han informado solo unos pocos casos de anafilaxia en personas que recibieron las vacunas de Moderna o Pfizer, y todos fueron tratados fácilmente.

Solo se ha informado de un caso de anafilaxia en las 44.000 personas que han probado la vacuna de Johnson & Johnson.

Además, las tres vacunas se dirigen a una parte específica de la proteína de pico llamada dominio de unión al receptor. Como su nombre lo indica, es la parte que usa el virus para agarrarse a las células. Las mutaciones en esta región en particular podrían debilitar la eficacia de las tres vacunas.

Afortunadamente, las tres parecen estimular una respuesta inmune abrumadora, una mucho más fuerte que la que las personas obtienen después de una infección natural. Hasta ahora, parecen ser lo suficiente para continuar protegiendo, al menos parcialmente, a las personas de las variantes más preocupantes.

Jen Christensen y Jacqueline Howard de CNN contribuyeron a esta historia.