CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Tiroteos

Una vez más los trabajadores esenciales de la pandemia son víctimas de un tiroteo masivo, esta vez en San José

Por Christina Maxouris

(CNN) — Las autoridades de San José, California, dijeron que durante más de un año, los empleados del transporte público local lucharon contra los peligros del covid-19, para ahora ser víctimas de otra epidemia: la violencia armada.Al menos ocho personas murieron el miércoles por la mañana cuando un hombre armado abrió fuego en una estación de tren ligero del transporte público en San José. Las víctimas eran empleados de la Autoridad de Transporte del Valle (VTA).

«Estas personas fueron héroes durante el covid-19, los autobuses no dejaron de funcionar, la VTA no dejó de funcionar, simplemente siguieron trabajando», dijo la supervisora del condado de Santa Clara, Cindy Chávez, en una conferencia de prensa.

«Y ahora les pedimos realmente que sean héroes por segunda vez, que sobrevivan a una tragedia tan terrible», añadió Chávez.

Las autoridades no han dado más detalles sobre las víctimas por el momento, pero el alcalde Sam Liccardo dejó claro que desempeñaron un papel fundamental para ayudar a la comunidad a seguir funcionando durante la pandemia.

«Estos son y fueron trabajadores esenciales», dijo Liccardo. «Se presentaban todos los días para operar el tren ligero y los autobuses para garantizar que la gente pudiera seguir haciendo su vida en medio de todos los desafíos de la pandemia, y arriesgaban sus propias vidas al hacerlo».

El tiroteo masivo del miércoles es el más reciente que cobra la vida de trabajadores esenciales estadounidenses en su lugar de trabajo.

publicidad

El mes pasado, un tiroteo en las instalaciones de FedEx

El mes pasado, ocho personas murieron en una instalación de FedEx Ground en Indianápolis cuando un hombre armado salió de su coche y comenzó a disparar.

Todos ellos trabajaban en las instalaciones, y se encontraban entre las docenas de personas que había en ese momento, muchas de las cuales estaban cambiando de turno o se encontraban en un descanso para cenar, según las autoridades.

Amarjit Sekhon, de 48 años, y Jasvinder Kaur, de 50, eran los pilares de sus familias y miembros de la unida comunidad sij de la ciudad.

Matthew R. Alexander, de 32 años, era un amigo amable y de confianza. Karli Smith, de 19 años, era recordada en su escuela secundaria como una estudiante trabajadora y dedicada. John Weisert, de 74 años, era un ingeniero jubilado y trabajaba en las instalaciones para ganar un dinero extra para su familia. Samaria Blackwell, de 19 años, soñaba con ser policía para ayudar a la gente. Amarjeet Johal, de 66 años, y Jaswinder Singh, de 68, también murieron.

El tiroteo fue un «horrible recordatorio de que los trabajadores de Estados Unidos, tanto si trabajan en una tienda de comestibles como en un almacén de FedEx, se enfrentan a riesgos y amenazas cada vez mayores e indecibles», dijo Marc Perrone, presidente del Sindicato Internacional de Trabajadores de la Alimentación y el Comercio (UFCW, por sus siglas en inglés), en un comunicado.

«Aunque nos hemos centrado, con razón, en hacer más para proteger a los trabajadores esenciales de los riesgos de la pandemia, nuestros líderes corporativos y elegidos deben hacer más para hacer frente a la epidemia de violencia armada que amenaza la vida de los trabajadores», dijo Perrone.

Se creó una campaña de GoFundMe verificada para las familias de las víctimas.

Un hombre armado abrió fuego en una tienda de comestibles

En marzo, 10 personas murieron en una tienda de comestibles King Soopers en Boulder, Colorado.

Entre ellas, Rikki Olds, de 25 años, Denny Stong, de 20, y Teri Leiker, de 51, que trabajaban en la tienda.

tiroteos masivos trabajadores esenciales

Un visitante observa los homenajes colgados en la valla temporal que rodea el estacionamiento de la tienda King Soopers en la que murieron 10 personas en el tiroteo masivo de marzo, el 9 de abril de 2021.

Olds, encargada de la parte frontal de la tienda, quería ser enfermera, pero en ese momento estaba «persiguiendo su sueño de ser gerente de una tienda en King Soopers», dijo previamente su tío.

La familia de Leiker dijo en un comunicado que a los 3 años le habían diagnosticado discapacidades cognitivas, pero eso nunca la detuvo. Empezó a vivir de forma independiente a los 21 años y comenzó su primer y único trabajo en King Soopers en 1989. Era «empleada de cortesía (embolsadora), traía carritos y ayudaba en cualquier sitio en el que la necesitaran», dijeron.

Comunidad latina en Colorado rinde homenaje por tiroteo 2:03

Stong trató de proteger a los demás cuando el atacante comenzó a disparar. Una amiga suya dijo entonces que no tenía «ninguna duda de que perdió la vida intentando salvar a otras personas».

En una declaración reciente, el alcalde Sam Weaver calificó la tienda de «activo esencial de la comunidad», añadiendo que «proporciona sustento, servicios y un centro para nuestra comunidad».

— David Williams de CNN contribuyó con este reportaje.