Versiones opuestas sobre el uso de armas químicas en Siria
24 agosto 2013
04:30 PM ET

Versiones opuestas sobre el uso de armas químicas en Siria

Por Frederik Pleitgen y David Simpson, CNN

(CNN) – Mientras las potencias occidentales intentan verificar las acusaciones de que el gobierno sirio usó armas químicas esta semana en un suburbio el noreste de Damasco, el gobierno sirio acusa a las fuerzas rebeldes de lo mismo.

La televisión estatal reportó el sábado que las fuerzas armadas sirias rodearon Jobar, el distrito controlado por la oposición en las afueras de Damasco en el que presuntamente 1.300 personas murieron en un ataque en la mañana del miércoles. Varios de los soldados estaban “ahogándose” por la exposición a gases mientras entraban a la ciudad, según la televisión estatal.

“Se cree que los terroristas han usado armas químicas en el área”, reportó la televisión siria, citando a una fuente anónima. El gobierno usa el término “terroristas” para describir a las fuerzas rebeldes.

El medio mostró un video de una habitación con máscaras y frascos de gas que el Ejército dijo que fueron descubiertos en una bodega en Jobar. CNN no puso confirmar de manera independiente la veracidad de las acusaciones o la autenticidad del video.

Los líderes de la oposición negaron la participación en el ataque, que dijeron mató a cientos de personas cerca de la capital.

Las versiones opuestas surgieron en tanto un funcionario de la Casa Blanca le dijo a CNN que el presidente Barack Obama se reunió con su equipo de seguridad nacional para discutir el presunto ataque para tomar una decisión sobre cómo responder a la situación.

La organización Medecins Sans Frontieres —Médicos Sin Fronteras— emitió un comunicado que respalda las versiones de un ataque con armas químicas.

Tres hospitales —todos apoyados por la organización internacional— en Damasco reportaron haber recibido alrededor de 3.600 pacientes que mostraron síntomas neurotóxicos en la mañana del miércoles, dijo el comunicado.

De ellos, 355 habrían muerto.

Angela Kane, alta representante de las Naciones Unidas para los asuntos de desarme, llegó a Damasco el sábado para presionar al gobierno sirio a que coopere con la investigación de la ONU sobre el presunto ataque.