CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Una estrategia de inmunidad colectiva para combatir la pandemia puede ser «peligrosa», dicen los expertos. Te explicamos por qué

Por Jacqueline Howard

(CNN) — Después de meses de esfuerzos para limitar la propagación del nuevo coronavirus en Estados Unidos, la inmunidad colectiva se ha convertido en un tema controvertido.

El Dr. Scott Atlas, miembro del grupo de trabajo de la Casa Blanca sobre coronavirus, respondió este lunes a un informe que afirmaba que es un defensor de una estrategia de «inmunidad colectiva» para combatir el covid-19. «Nunca he abogado por esa estrategia», dijo Atlas, en una conferencia de prensa, en Florida.

Tal enfoque, similar al que se siguió en Suecia, significaría que muchas personas en todo el país tendrían que enfermarse de covid-19 para desarrollar una inmunidad natural en todas las comunidades. A medida que el virus se propaga y enferma a las personas, muchas podrían morir en el proceso.

Atlas negó explícitamente que esté impulsando una estrategia de inmunidad colectiva, pero un funcionario del Gobierno le dijo a CNN que todas las políticas que Atlas ha impulsado están en la línea de una estrategia de inmunidad colectiva.

¿Qué nos daría la inmunidad ante el covid-19? 1:35

Atlas ha rechazado la necesidad de pruebas comunitarias generalizadas, argumentando que la administración Trump debería enfocarse casi exclusivamente en proteger y evaluar a las poblaciones de ancianos mientras presiona para que el resto de la economía vuelva a la normalidad, dijo este funcionario.

publicidad

«Todo lo que dice y hace apunta a la inmunidad colectiva», dijo el alto funcionario de la administración.

Aproximadamente 2 millones de estadounidenses podrían morir en un esfuerzo por lograr la inmunidad colectiva al coronavirus, dijo el lunes la Dra. Leana Wen, médica de emergencias y analista médica de CNN.

Wen le dijo a Brianna Keilar, de CNN, que tiene «grandes preocupaciones» acerca de un enfoque de inmunidad colectiva y que aún se desconoce cuánto tiempo podría durar la inmunidad al covid-19.

«Si estamos esperando hasta que entre el 60% y el 80% de las personas lo tengan, estamos hablando de que más de 200 millones de estadounidenses se contagiarían, y con una tasa de mortalidad del 1%, digamos, son 2 millones de estadounidenses los que morirían en este esfuerzo por tratar de obtener inmunidad colectiva», dijo Wen. «Esas son muertes evitables de nuestros seres queridos que simplemente no podemos permitir que sucedan bajo nuestra supervisión».

Maria Van Kerkhove, líder técnica de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la respuesta al coronavirus, dijo, durante una conferencia de prensa en Ginebra, la semana pasada, que la «inmunidad colectiva» se discute típicamente en el contexto de las vacunas, no como una respuesta a una pandemia.

«Normalmente cuando hablamos de inmunidad colectiva, hablamos de cuánta población necesita vacunarse para tener inmunidad al virus, al patógeno, para que la transmisión ya no se produzca o sea muy difícil para un virus o un patógeno transmitirse entre personas», dijo Van Kerkhove.

«Si pensamos en la inmunidad colectiva, en el sentido natural de dejar correr un virus, es muy peligroso», dijo. «Eso significa que muchas personas están infectadas, muchas personas necesitarán hospitalizaciones y muchas personas morirán».

Coronavirus: ¿Cuánto dura la inmunidad con plasma convalesciente? 2:23

Los esfuerzos de «inmunidad colectiva» de Suecia

La inmunidad colectiva se refiere a un umbral específico de protección que una determinada población o comunidad debe tener contra una enfermedad infecciosa para mantenerla a raya, y esa protección puede provenir de infecciones previas o de la vacunación, le dijo a CNN, este lunes, el Dr. Amesh Adalja, investigador principal del Centro de Seguridad Sanitaria de la Universidad Johns Hopkins.

«Si se ha cruzado un umbral de inmunidad colectiva, es muy difícil que una enfermedad infecciosa pueda encontrar nuevas personas para infectar y mantener la transmisión en esa comunidad», dijo Adalja, y agregó que cuando se trata de Suecia, «no parece que el umbral de inmunidad colectiva se haya cruzado allí, por lo que sabemos».

A diferencia de la mayoría de los países, Suecia no entró en cuarentena cuando la pandemia se extendió por Europa, a principios de la primavera. En cambio, se hizo hincapié en la responsabilidad personal, y la mayoría de los bares, escuelas, restaurantes y salones permanecieron abiertos.

Aún sin cuarentena, la economía de Suecia sufre 2:59

A pesar del enfoque más relajado, solo el 7,3% de las personas en Estocolmo habían desarrollado los anticuerpos necesarios para combatir la enfermedad, a fines de abril, muy por debajo del 70-90% necesario para la inmunidad colectiva.

Ahora el país tiene más de 5.800 muertes por covid-19, lo que corresponde a aproximadamente 576,38 muertes por millón de habitantes. Hasta ahora, la más reciente muerte por covid-19 se registró el 23 de agosto.

El número de muertes por millón en el país es mucho más alto que el de algunos de sus vecinos más cercanos, con densidades de población bajas similares, como por ejemplo Dinamarca, con 107,73; Finlandia, con 60,46; Noruega, con 48,7, o Estonia, con 48,25.

«Cuando la mayoría de la población es inmune a una enfermedad infecciosa, esto proporciona protección indirecta (inmunidad colectiva) a quienes no son inmunes a la enfermedad al actuar como un baluarte contra nuevas oleadas de infecciones de la población», escribieron Eric Orlowski, del University College London, y el Dr. David Goldsmith, un médico jubilado que vive en Londres, en un comentario que se publicó en el Journal of the Royal Society of Medicine, a mediados de agosto.

«Es probable que parte de esta diferencia entre escandinavos en los resultados de mortalidad también se deba a que no se protegió a los suecos más vulnerables de las infecciones virales (entre el 40% y el 50% de sus casos se han producido en población residente en hogares de ancianos)», escribieron Orlowski y Goldsmith. «Pero al igual que con otros aspectos de esta crisis sin precedentes, se necesita más tiempo para comprender los muchos impactos duraderos».

Muchas de las críticas en torno a la respuesta de Suecia se han centrado en las altas tasas de mortalidad en los hogares de ancianos.

Suecia registra el mayor número de muertos en 150 años 1:03

«No es obvio cómo aislar completamente a las personas que están en riesgo de padecer una enfermedad grave de las que generalmente padecen una enfermedad leve», dijo Adalja.

«El mayor problema que tengo con el enfoque sueco es que si se va a hacer eso, si realmente vamos a intentar hacer inmunidad colectiva, realmente se necesita fortalecer los hogares de ancianos y realmente se necesita hacer algunas pruebas, rastrear y aislar», dijo. «Si la inmunidad colectiva no incluye pruebas, rastreo y aislamiento, entonces será muy difícil proteger a las poblaciones vulnerables». El epidemiólogo jefe de Suecia, Anders Tegnell, admitió, en junio, que la Agencia de Salud Pública del país «no sabía que habría un gran potencial para que la enfermedad se propagara en los hogares de ancianos, con tantas muertes».

Tegell le dijo al periódico sueco Dagens Nyheter: «Hay cosas que podríamos haber hecho mejor, pero en general creo que Suecia ha elegido el camino correcto».

Un alto funcionario de la Organización Mundial de la Salud elogió la respuesta de Suecia a la pandemia de coronavirus, el lunes, y dijo que su enfoque ha sido mal caracterizado. El Dr. Mike Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, dijo que «existe un malentendido» de que Suecia no ha implementado medidas de control.

«Se ha tratado de depender de los individuos y las comunidades para que cumplan con los consejos del Gobierno y se ha tratado de evitar imponer confinamientos obligatorios, separación obligatoria de individuos», dijo Ryan, durante una rueda de prensa en Ginebra, y agregó que esto se basa en históricamente muy altos niveles de confianza entre el Gobierno sueco y su pueblo.

«En Suecia, Anders Tegnell y el equipo han hecho un buen trabajo», dijo Ryan.

«Esa es la forma en que interactúan el pueblo sueco y el Gobierno sueco. Ese es el contrato social en Suecia», dijo. «Nadie ha salido de esta pandemia con una estrategia perfecta».

Tras el covid-19, ¿cuán inmune es la persona al virus? 1:20

«En lugar de presionar por la inmunidad colectiva, Estados Unidos debe redoblar» sus esfuerzos

El Dr. Scott Gottlieb, excomisionado de la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), escribió un artículo de opinión para The Wall Street Journal, el domingo, que se oponía a la idea de Estados Unidos siguiendo el modelo de Suecia.

«Inicialmente, los funcionarios del Gobierno sueco intentaron dejar que el virus se propagara en gran medida sin ser cuestionado entre la población en general mientras tomaban medidas para proteger a las personas mayores. La opinión sueca era que el país podía alcanzar la inmunidad colectiva sin poner en peligro la economía. Pero manteniendo a Suecia como un modelo ilustrado malinterpreta partes importantes de su experiencia», escribió Gottlieb en el artículo de opinión.

«Muchos suecos se retiraron de sus actividades normales para protegerse de la infección de todos modos, incluso las personas más jóvenes y de mediana edad. El país experimentó 5.821 muertes por covid en una población del tamaño de Carolina del Norte. Y Suecia está muy por debajo de la inmunidad colectiva, incluso cuando la recuperación económica del país se encuentra entre las peores de su región», escribió Gottlieb. «Enfrentar una pandemia peligrosa requiere contener la propagación donde sea razonablemente posible».

Continuó señalando que el uso de mascarillas, las pruebas de detección de covid-19 y el seguimiento de los contactos de las personas que lo tienen siguen siendo útiles.

«El intento de Suecia de crear ‘inmunidad colectiva’ ha sido lamentablemente infructuoso y definitivamente no es una estrategia que debamos intentar replicar en Estados Unidos», dijo el Dr. Howard Koh, ex vicesecretario de Salud del presidente Obama, y profesor de Harvard TH Chan School of Public Health, en un correo electrónico a CNN, este lunes.

«Es más, presionar por la ‘inmunidad colectiva’ ahora cambiaría completamente los meses de trabajo que Estados Unidos ha hecho hasta ahora en los esfuerzos por controlar el virus», dijo Koh. «En lugar de impulsar la inmunidad colectiva, Estados Unidos debe redoblar las herramientas de salud pública a nuestra disposición, incluido el uso de mascarillas universales, pruebas generalizadas y rastreo de contratos, hasta que estén disponibles una vacuna y terapias más efectivas».

— Pamela Kirkland, Jeremy Diamond, Lauren Mascarenhas, Hilary McGann, Emma Reynolds y Vasco Cotovio de CNN contribuyeron a este informe.