CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

La carrera presidencial de 2020 promete más volatilidad en las siguientes semanas de cara a las elecciones en EE.UU.

Por Ronald Brownstein

(CNN) — En una presidencia de trastornos y agitación sin precedentes, el apoyo de Donald Trump se ha mantenido notablemente estable. Esa estabilidad, paradójicamente, apunta hacia años de creciente turbulencia en la política y en la vida estadounidenses. Y se espera que haya más volatilidad las próximas semanas.

Los índices de aprobación y apoyo de Trump en la carrera presidencial contra Joe Biden han oscilado en un rango sorprendentemente estrecho de entre el 40% y 45%. Esto parece en gran medida inmune tanto a las buenas noticias —el largo auge económico durante los primeros años de su presidencia— como a las malas — el juicio político, la peor pandemia en más de un siglo, revelaciones de que ha menospreciado el servicio militar y advertencias tajantes de que no es apto para el puesto por parte de exaltos funcionarios de su propio gobierno.
Quizás las revelaciones más recientes, incluidas en el libro de Bob Woodward, de que Trump sabía que el coronavirus era mucho más peligroso que la gripe común, incluso cuando les dijo a los estadounidenses exactamente lo contrario, romperán este patrón, pero la mayoría de los estrategas políticos de ambos partidos se muestran escépticos al respecto.

Lo que piensa Biden del apodo que le puso Trump 4:59

La estrategia de Trump para las elecciones: avivar los incendios

La durabilidad tanto del apoyo como de la oposición a Trump muestra cómo la motivación de los votantes para las elecciones está cambiando de medidas transitorias de desempeño —como las métricas tradicionales de paz y prosperidad— hacia actitudes fundamentales sobre el cambio demográfico, cultural y económico. La inmovilidad de las líneas de batalla en 2020 captura cuán unificados están los partidos en sus posiciones.

También muestra cómo están separados por sus actitudes contrastantes hacia estos cambios fundamentales. Y Trump ha movilizado el apoyo abrumador de los votantes que son hostiles a ellos, sin importar qué más sucede, y la coalición contrastante de estadounidenses que dan la bienvenida a esta evolución que se dirigen en masa hacia los demócratas.

«Eso es sin duda lo que le da pista a Trump: al avivar esos incendios de guerra cultural, va a ganarse una cierta parte del electorado que tiene estas opiniones más racistas, sexistas y xenófobas», dice Brian Schaffner, politólogo de la Universidad de Tufts. Schaffner ha estudiado extensamente la correlación entre preferencias políticas y actitudes culturales. «Pero también le impide ganarse a estas otras personas que de otra manera serían conservadoras o estarían abiertas a votar por los republicanos, pero simplemente no pueden soportar esas cosas de la guerra cultural en las que está tan concentrado».

MIRA: Hackers rusos, chinos e iraníes apuntan a las elecciones de 2020, dice Microsoft

Volatilidad en las siguientes semanas

A corto plazo, esta alineación ha producido una dinámica de campaña en la que Trump sigue constantemente a Biden, pero no tan severamente. Tanto que a pesar de todas las controversias que podrían haber hundido a un presidente anterior, no puede lograr otra victoria estrecha en el Colegio Electoral.

A largo plazo, la durabilidad de las actitudes hacia Trump pone de relieve la probabilidad de una brecha cada vez mayor entre dos Estados Unidos. Son dos naciones que divergen fundamentalmente tanto en su exposición como en sus actitudes sobre dinámicas tan fundamentales como en la creciente diversidad racial y religiosa de EE.UU., las crecientes demandas de una mayor igualdad racial, el cambio de roles de género y la transición de una economía industrial a una era de la información.

«Cuando tu identidad y visión de la identidad [de la nación] se superpone tanto con tu identidad partidista, es difícil pensar en cambiar de bando», dice Schaffner.

El manejo de la política exterior de Biden y Trump 0:32

Poco cambio en un año

Biden, por cualquier medida, conserva la ventaja en la carrera presidencial. Mantiene una ventaja constante en las encuestas nacionales y, por lo general, lidera en cinco de los estados decisivos que ambos lados consideran los más competitivos (Michigan, Pensilvania, Wisconsin, Arizona y Florida). Ambos suelen estar empatados en el sexto estado (Carolina del Norte).

Todos esos fueron estados que Trump ganó en 2016. Por el contrario, el presidente no lidera en ningún estado en que Hillary Clinton ganó la última vez. Y las encuestas ponen a Biden dentro del rango, en diversos grados, en otros cuatro estados en los que Trump ganó: Iowa y Georgia, especialmente, pero también Ohio e incluso Texas.

Pero incluso los demócratas reconocen que la ventaja de Biden no es lo suficientemente grande como para garantizarle la victoria en el Colegio Electoral. Debido a que todos los estados clave se inclinan un poco más hacia los republicanos que el país en general, incluso una leve mejora para Trump podría ponerlo en posición de ganar 270 votos en el colegio electoral.

Es más, la ventaja nacional de Biden sobre Trump no es significativamente diferente de lo que era hace un año. Esto a pesar del intenso evento intermedio de una pandemia que pronto se cobrará 200.000 vidas estadounidenses. Para tomar una medida, el promedio de Real Clear Politics de las encuestas nacionales en octubre pasado mostró a Biden en 50,1% y a Trump en 43,4%. El resultado el fin de semana pasado fue del 50,5% para Biden y 43% para Trump, prácticamente sin cambios.

«Las cosas están muy cerradas porque la razón por la que votas por Trump no es por la economía o la respuesta al coronavirus que está dando, sino por la imagen de proteger a los blancos en Estados Unidos», dijo Manuel Pastor, sociólogo y director del Equity Research Institute de la Universidad del Sur de California.

«Al principio era como si hiciera sonar silbatos de perro, luego como si usara megáfonos, ahora es como si hiciera estallar fuegos artificiales. Y para algunas personas es fascinante».

En esta fotografía de archivo del 26 de febrero de 1980, el candidato presidencial republicano Ronald Reagan y su esposa Nancy hacen una campaña de último minuto en Manchester para las primarias presidenciales de Nueva Hampshire.

Mike Murphy, un veterano estratega republicano que ahora se opone a Trump, dice que hace 10 años habría predicho que una catástrofe económica y de salud pública de la magnitud del coronavirus habría producido una «destrucción a nivel de 1980» para Trump y su partido.

En ese año, la insatisfacción con el desempeño del presidente Jimmy Carter impulsó no solo una victoria aplastante para el candidato republicano Ronald Reagan, sino también una barrida de 12 escaños en el Senado ocupados por los demócratas.

Eso llevó al Partido Republicano a controlar la Cámara de Representantes. Pero un giro tan decisivo ya no parece posible, dice Murphy. «Debido a que la política refleja [las actitudes sobre] la cultura, estamos un poco estancados», dice.

Biden, con 52% frente al 42% de Trump en intención de voto 1:23

Las posibilidades de Trump en las elecciones

Alan Abramowitz, un politólogo de la Universidad de Emory que ha estudiado extensamente el papel de las condiciones económicas y otros fundamentos en los resultados presidenciales, está de acuerdo.

Dada la magnitud del impacto de la pandemia, «probablemente hubiera esperado que lo perjudicara más de lo que lo ha hecho y las cifras [de aprobación y participación de votos] de Trump se habrían reducido hacia mediados de los 30 puntos», dijo. «Uno pensaría que Biden estaría arriba por 15 o 20 puntos, no por 6, 7 u 8 puntos. Mientras se mantenga en ese rango, todavía existe esa posibilidad externa … [Trump] puede lograr victorias estrechas en Florida, Michigan, Pensilvania o Wisconsin y aún podría ganar la votación electoral. No creo que sea muy probable, pero no es inconcebible».

Incluso antes de que la carrera presidencial comenzara en serio, el índice de aprobación de Trump había oscilado dentro de una banda más estrecha que la de los presidentes anteriores, según una encuesta de Gallup que se remonta a Harry Truman. Así como el respaldo de Trump no se ha derrumbado durante la pandemia, el apoyo de Truman no se disparó durante los tiempos de auge económico de los primeros años de su presidencia. Es el único presidente en la historia de Gallup que nunca obtuvo la aprobación del 50% de los estadounidenses en ningún momento durante su mandato.

Esto continúa una tendencia a largo plazo de volatilidad decreciente en las calificaciones públicas de los presidentes. Barack Obama tampoco recibió un impulso tan grande de una economía en ascenso como sus predecesores. «Si observas la relación entre las condiciones económicas y la aprobación presidencial a lo largo del tiempo, esa correlación se debilita considerablemente durante las últimas dos décadas», dice Schaffner.

¿Qué creó la nueva estabilidad?

Tanto los estrategas de campaña como los científicos políticos señalan varios factores que han hecho que las actitudes hacia los presidentes sean más intratables. Uno de los principales es lo que el autor Bill Bishop ha llamado «The Big Sort»: la creciente tendencia de los votantes demócratas y republicanos a vivir entre personas que comparten sus puntos de vista y consumir medios que refuerzan sus creencias. Ambos factores significan que es menos probable que los partidarios estén expuestos a información negativa sobre un presidente de su partido, ya sea en sus interacciones diarias o en lo que leen y ven. Las persianas pueden estar especialmente cerradas para los conservadores, y Fox News a menudo se registra en las encuestas como la única fuente de noticias en la que la mayoría de los republicanos dicen confiar.

«La fragmentación de la sociedad y la fragmentación de los medios, vivir en mundos diferentes … tienen mucho que ver con eso», dice el encuestador demócrata Nick Gourevitch.

También contribuye la disminución en el número de verdaderos votantes indecisos, que podrían acercarse o alejarse rápidamente de un presidente según las condiciones actuales. Con más votantes firmemente encerrados en cada partido, «tal vez haya un 10 o un 12% de los que son independientes sin ataduras», señala Abramowitz. «Y esas personas no prestan mucha atención a lo que está sucediendo, por lo que tampoco se sienten conmovidos por los eventos».

Pero el factor más poderoso en la nueva estabilidad puede ser el cambio en la base de la lealtad de los votantes a los partidos. Cada vez más, coinciden los estrategas de campaña y los politólogos, los votantes eligen entre los partidos más por sus puntos de vista sobre el cambio demográfico y cultural fundamental que por sus circunstancias financieras inmediatas o incluso por sus puntos de vista sobre las políticas económicas, como los impuestos, el gasto y la regulación.

Las lealtades partidistas basadas en estas medidas fundamentales de identidad personal y nacional, así como si la nación debe hacer más para garantizar la igualdad de oportunidades para las personas de color y las mujeres, parecen muy resistentes a la reconsideración basada en eventos inmediatos.

En una investigación importante, Schaffner y sus colegas encontraron que la negación de que existe racismo o sexismo en Estados Unidos fue el mejor predictor en la elección de 2016 de apoyo a Trump, mucho más que cualquier medida de angustia económica. Por otro lado, Schaffner descubrió que la creencia de que el racismo y el sexismo son problemas serios predijo el apoyo a Clinton más que lo economómico.

«Ahora los partidos están muy claramente ordenados en cuestiones de política de identidad», dice Schaffner. «Si tienes opiniones bastante racistas o sexistas, es muy probable que seas republicano. Y si tienes opiniones opuestas, es muy probable que congenies con el Partido Demócrata».

Las actitudes sobre la raza y el género juegan un papel importante

Como muchos expertos, Schaffner dice que una alineación política que clasifica al electorado a lo largo de esa línea divisoria es simultáneamente más estable y más conflictiva. «Debido a que la política de identidad se ha superpuesto tan claramente con la política partidista, hace que esas divisiones sean aún más acaloradas e intransigentes», dijo.

«Es mucho más fácil comprometerse con cuál debería ser la tasa impositiva marginal, o cuál es una fecha razonable para las emisiones netas de carbono cero, pero la gente en general no quiere comprometerse en cuestiones relacionadas con la cantidad de trabajo que debe hacer. Esto para asegúrese de que las minorías raciales o las mujeres sean tratadas por igual. La gente se compromete mucho menos con esos puntos de vista, por lo que una vez que la política de los partidos se concentra en eso, las coaliciones se vuelven mucho más estables».

Con Trump basando gran parte de su campaña en la acusación de que una victoria de Biden desencadenaría multitudes de manifestantes en los suburbios, y en el proceso apelando tan abiertamente a los resentimientos raciales blancos, Schaffner dice que es muy probable que las actitudes sobre las relaciones raciales y los roles de género predecirá el apoyo en la contienda presidencial de manera aún más poderosa en 2020 que en 2016. Ya, en una encuesta reciente de la no partidista Pew Research Foundation se encontró que la brecha en las actitudes sobre el cambio demográfico y social es aún mayor entre los votantes que respaldan a Trump y Biden que lo fue entre partidarios de Trump y Clinton en 2016.

En una encuesta publicada la semana pasada, Pew preguntó a los votantes si los blancos tienen ventajas en la sociedad que los negros no. La encuesta encontró que la proporción de votantes demócratas y todos los votantes registrados que están de acuerdo ha aumentado desde 2016 (a 9 de cada 10 de los primeros y casi a 6 de cada 10 de los últimos), pero las tres cuartas partes de los partidarios de Trump aún rechazan esa idea, un poco más que en 2016.

Más diferencias partidistas

De manera similar, 4 de cada 5 votantes demócratas y el 55% de todos los votantes registrados dicen que las mujeres aún enfrentan obstáculos para salir adelante. Mientras que casi tres cuartas partes de los partidarios de Trump también rechazan esa idea. También un poco más que hace cuatro años. La proporción de partidarios de Trump que dicen que el creciente número de inmigrantes «amenazan costumbres y valores tradicionales estadounidenses» ha disminuido desde 2016. Pero todavía dos tercios de ellos expresan esa opinión. Eso se compara con solo 1 de cada 7 votantes demócratas y menos de 2 de cada 5 votantes registrados en general.

Más detalles sobre los resultados proporcionados a CNN subrayan cuán poderosamente las actitudes sobre tales preguntas ahora impulsan la lealtad a las dos partes. Incluso entre los votantes del mismo grupo demográfico, descubrió Pew, hay una enorme brecha entre quienes apoyan a Biden y quienes apoyan a Trump.

3/4 partes de blancos con educación universitaria que respaldan a Biden dicen que es «mucho más difícil» ser negro que blanco en EE.UU.. Menos de 1 de cada 12 blancos con educación universitaria que respaldan a Trump están de acuerdo. Aproximadamente 4/5 partes de blancos universitarios y no universitarios que respaldan a Biden están de acuerdo en que las mujeres enfrentan obstáculos para salir adelante. Solo una cuarta parte de los blancos comparables que respaldan a Trump están de acuerdo. Casi tres quintas partes de las mujeres que respaldan a Trump dicen que los obstáculos que inhiben a las mujeres «ahora han desaparecido en gran medida»; menos de una séptima parte de las mujeres que apoyan a Biden están de acuerdo.

En otra encuesta nacional reciente, el Instituto de Investigación de Religión Pública no partidista también encontró que, si bien los demócratas son mucho más propensos que en 2015 a ver disparos policiales contra hombres negros desarmados como parte de un patrón, alrededor de cuatro quintas partes de los republicanos todavía describen tales tiroteos como hechos aislados, ampliando sustancialmente la brecha entre las partes. En esa encuesta, los republicanos eran un poco más propensos que en 2015 a describir los monumentos confederados como un símbolo del orgullo sureño y no de racismo. Por otra parte, los demócratas se han movido drásticamente en la dirección opuesta.

Todos estos resultados subrayan cómo Trump ha intensificado el proceso de reconfigurar los partidos más en líneas culturales y raciales que económicas. Eso le proporcionó un control aparentemente inquebrantable sobre los grupos más alienados de los cambios demográficos y culturales que están rehaciendo Estados Unidos: blancos que no tienen títulos universitarios, que viven en áreas rurales o que se identifican como cristianos, particularmente cristianos evangélicos.

Pero simultáneamente condenan a Trump y su partido a enormes déficits entre los jóvenes y las personas de color, así como entre los votantes blancos que tienen al menos cuatro años de títulos universitarios. Con muchos de esos blancos bien educados retrocediendo ante la definición de Trump del Partido Republicano, las encuestas lo muestran encaminado hacia el mayor déficit en la historia de las encuestas para un candidato republicano entre ellos.

Las coaliciones partidistas para las elecciones de 2020

Pero dado todo lo que sucedió, desde el juicio político hasta la pandemia, es sorprendente que los patrones demográficos y geográficos de apoyo a Biden y Trump sean similares a años anteriores. Si Biden mantiene su liderazgo nacional, los demócratas ganarán el voto popular en noviembre por séptima vez en las últimas ocho elecciones presidenciales. Esto es algo que ningún partido ha hecho desde la formación del sistema de partidos moderno en 1828. Eso subraya la realidad que los grupos atraídos hacia los demócratas en este recurso cultural del electorado —lo que he llamado la «coalición de transformación»— son claramente más grandes en este punto que la «coalición de restauración» en competencia alineada con el Partido Republicano.

Eso no garantiza que la coalición demócrata controle sistemáticamente el gobierno federal, porque el Colegio Electoral y la regla de dos senadores por estado magnifican la influencia de los blancos más atraídos por el Partido Republicano. Pero aun así, Robert P. Jones, fundador y director ejecutivo del Public Religion Research Institute, dice que los distritos electorales blancos más hostiles al cambio demográfico y cultural probablemente se volverán más amargados a lo largo de la década de 2020. Esto mientras aumenta la evidencia de que ya no constituyen la mayoría de la nación. Solo desde 2008, señala, los cristianos blancos han caído de aproximadamente un 54% a un 44% de la población; ese declive, él cree, será mucho más tangible para ellos si Trump pierde en noviembre.

«Esta base cristiana blanca se ha reducido y se ha vuelto más estridente al mismo tiempo: creo que esas dos cosas están relacionadas», dice Jones, autor del reciente libro «White Too Long», una historia de iglesias cristianas y prejuicios raciales.

Las implacables balas retóricas de Trump contra inmigrantes, «turbas» y líderes negros están bajo asedio. Esto enciende una ansiedad profundamente arraigada entre los votantes cristianos blancos conservadores, señala Jones.

«Particularmente los cristianos blancos realmente pensaban que eran el país», dice. «Así que si te lo tomas muy en serio, [como] algo en lo que creían hasta el fondo de su ser, lo que queda muy claro es que eso no es cierto. Pero esa es una pieza fundamental de su autocomprensión. Pero esa es clave fundacional de su autoentendimiento. Defender con uñas y dientes algo que realmente va a socavar su identidad básica no es demasiado sorprendente. Es muy profundo».

Está claro a partir de las protestas sin precedentes que siguieron a la muerte de George Floyd en Minneapolis a fines de mayo que muchos estadounidenses jóvenes, especialmente, pero no exclusivamente, la cohorte de jóvenes de color se sienten cada vez más impacientes por lograr una mayor equidad racial (y de género).

Trump ha exacerbado deliberadamente las divisiones de Estados Unidos, pero incluso si pierde las elecciones, esas visiones contrastantes de la identidad nacional seguirán en curso de colisión. De esa manera, la estabilidad de este año anticipa la volatilidad que se avecina.

El Partido Demócrata ahora se identifica con menos reservas que hace 10 o 20 años, y Trump está marcando claramente al Partido Republicano en oposición a todos ellos, la guerra de trincheras entre estas coaliciones rivales en la carrera de 2020 probablemente solo muestra una vista previa de la lucha que se avecina durante la década de 2020.

Por eso el pastor no está solo cuando predice sombríamente: «Realmente nos estamos preparando para una guerra cultural muy profunda que se avecina».