CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

«Trump todavía puede ganar»: los partidarios del presidente siguen desafiantes tras la victoria de Biden

Por Michael Warren, Caroline Kenny, Bob Ortega, Casey Tolan

(CNN) — Cuando CNN y otros medios de comunicación proyectaron el sábado que Joe Biden había ganado la presidencia, las calles de los bastiones demócratas como Nueva York, Washington y Chicago estallaron en celebraciones que duraron hasta la noche. Pero entre los seguidores del presidente Donald Trump, las reacciones variaron desde la ira y el desafío hasta la decepción y la resignación.

En lo que fue un sábado soleado en gran parte del país, los reporteros de CNN se dispersaron por distritos tradicionalmente republicanos y se encontraron con docenas de partidarios de Trump profundamente descontentos. Si bien algunos aceptaron a regañadientes la realidad emergente, muchos más insistieron en que no confiaban en los resultados, haciéndose eco de las infundadas afirmaciones del presidente sobre fraude electoral.

«Todo está arreglado», dijo Randy Tovichi, un partidario de Trump en el condado de Kenosha, Wisconsin, una región cambiante que apoyó por poco a Trump en 2016 y 2020. «Hay mucha corrupción en el recuento de votos», dijo Tovichi, quien habló con CNN mientras conducía su carrito de supermercado a través de un estacionamiento lleno de gente. No ha habido evidencia de fraude alguno entre los más de 140 millones de votos emitidos en todo el país.

Otros no quisieron hablar en absoluto sobre los resultados y adoptaron un tono desafiante.

«¡Este es el país de Trump!», gritó un hombre afuera de una tienda de comestibles en el condado de Westmoreland, Pensilvania, cuando CNN le preguntó qué pensaba sobre las elecciones. El hombre, que lucía una camiseta con la bandera estadounidense, se negó a dar su nombre. Una mujer que lo siguió dijo que todos los que conocían en la ciudad votaron por Trump.

«Simplemente conduzca, todo lo que verá son carteles de Trump. Lo respaldamos, pase lo que pase», dijo.

publicidad

El condado de Westmoreland, área suburbana a las afueras de Pittsburgh, recibió visitas de Trump y Biden durante las últimas semanas de la campaña, una señal de cuán crucial fue la región para ambos candidatos.

Pero la propia Westmoreland era abrumadoramente pro-Trump, dando al presidente más del 63% de apoyo y a Biden solo el 35%.

Fue solo un margen ligeramente menor para Trump en el condado de Fauquier, Virginia, donde ganó un 58% frente al 40% de Biden. A solo una hora de Washington, Fauquier es más rural y mucho más conservador que los suburbios interiores vecinos del norte de Virginia. En una estación de servicio en la sede del condado de Warrenton, varios clientes vestían camisetas Trump 2020, y una camioneta en el estacionamiento tenía una gran pancarta montada en el remolque utilitario que estaba tirando: «Trump 2020: ¡No más tonterías!».

Afuera de una tienda de comestibles en la calle, Cary Petty, residente de Warrenton, se detuvo para hablar con CNN sobre los resultados de las elecciones. Pero su esposo intervino y le dijo airadamente a un periodista que «se fuera a otra ciudad».

Pocos votantes republicanos en Waukesha, Wisconsin, un suburbio densamente republicano al oeste de Milwaukee, parecían dispuestos a darle una oportunidad a Biden. «Es un idiota», dijo Richard Markworth, un jubilado, mientras él y su esposa iban a almorzar en el centro de Waukesha en sillas de ruedas eléctricas. «Ni siquiera sabe dónde está».

«Es un diablo», agregó su esposa, Shirley Markworth. «Ya no va a ser Estados Unidos».

«No creo que sea verdad», dicen seguidores de Trump

trump seguidores

Los seguidores del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se manifiestan frente al Departamento de Elecciones del condado de Maricopa en Phoenix, el 7 de noviembre de 2020.

Al igual que el propio Trump, que no ha concedido la victoria de Biden en la contienda, varios votantes que hablaron con CNN el sábado no estaban dispuestos a aceptar la victoria de Biden. Muchos culparon a los medios de comunicación por declarar el ganador de la contienda demasiado pronto, o repitieron las infundadas afirmaciones del presidente sobre actividades fraudulentas en el recuento de votos.

En una cafetería en Tempe, Arizona, una mujer que se negó a dar su nombre criticó la proyección de la victoria de Biden como «prematura». Cerca de Chandler, otro suburbio de Phoenix, unos seguidores de Trump, John y Michelle Knapek, dijeron que se sintieron decepcionados cuando los medios de noticias proyectaron a Biden como presidente electo.

«No creo que deban declararlo hasta que se cuenten todos los votos», dijo John, quien dijo que también estaba molesto porque Fox News había declarado a Arizona para Biden en la noche de las elecciones, una queja que Trump y su campaña han presentado repetidamente. (CNN aún no ha proyectado un ganador para Arizona).

En una manifestación a favor de Trump frente a la capital del estado en Phoenix, unas quinientas o más personas se reunieron, en su mayoría sin mascarillas y con algunas armas en la mano, para escuchar al fundador de Infowars y teórico de la conspiración Alex Jones y a otros oradores. Mitch Chrismer, un republicano de Tucson de pie al borde de la manifestación con sus dos perros, se quejó con su amigo de que los medios de comunicación probablemente no hablarían con ningún republicano «normal».

Un productor de CNN le dijo que le encantaría escuchar sus opiniones sobre la proyección de Biden como el ganador, dijo. «No creo que sea verdad».

«No creo que se pueda confiar en las boletas por correo», dijo Chrismer. «Creo que necesitamos una nueva votación, una nueva votación solo en persona».

LEE: Verificación de hechos: Trump afirma falsamente que «papeletas ilegales» cambian los resultados

En el condado de Westmoreland, Pensilvania, Christine Stellabotte, seguidora de Trump de 57 años, dijo que las proyecciones para las carreras presidenciales la han molestado desde las elecciones de 2000.

«No sé si fue prudente que las organizaciones de noticias declaren el resultado», dijo Stellabotte, quien estaba haciendo sus compras de comestibles el fin de semana en un mercado Shop ‘n Save de la ciudad.

También dijo que ya leyó sobre la planificación de la campaña de Trump para presentar desafíos legales a los recuentos de votos y dio la bienvenida a estas demandas si hay evidencia que mostrar.

La estrategia de Trump en una analogía de tráfico 1:54

«Creo que esto llegará a la Corte Suprema», dijo. «No estoy seguro de cómo, ni en qué estado, ni en qué forma, pero Trump tiene abogados muy poderosos, algunas de las personas más importantes del país, por lo que estoy seguro de que encontrarán la manera».

Y en el crucial estado de Wisconsin, donde la campaña de Trump pide un recuento después de perder por aproximadamente 20.000 votos, la mayoría de la docena de republicanos que hablaron con CNN el sábado por la tarde dijeron que no confiaban en los resultados de las elecciones y pensaban que Trump no debería conceder la contienda, un signo ominoso de las profundas divisiones que enfrentará Biden al ingresar a la Casa Blanca.

Los votantes republicanos en Waukesha plantearon afirmaciones turbias sobre el fraude electoral, a pesar de que los funcionarios electorales no partidistas del estado han desmentido muchos de esos falsos rumores.

«Me cuesta creer que esto sea justo», dijo Katie Thompson, una despachadora de policía de Waukesha de 32 años, quien dijo que había escuchado de amigos que recibieron múltiples boletas de voto en ausencia y leyó en línea sobre otros problemas con la votación por correo.

Cientos de partidarios de Donald Trump se reúnen en la capital del estado de Pensilvania para mostrar su enojo por el resultado de las elecciones horas después de que en el estado fuera declarado Joe Biden como ganador el 7 de noviembre de 2020.

Con los votantes con máscaras en las urnas, dijo que le preocupaba que sería más fácil para los posibles estafadores hacerse pasar por otros votantes.

«Ni siquiera sabían que eran las personas adecuadas», dijo Thompson. «Creo que el Partido Republicano necesita ir a los tribunales y averiguaremos si es real».

Algunos líderes estatales republicanos en Wisconsin han planteado acusaciones infundadas de fraude electoral, incluido el presidente de la Asamblea Estatal Robin Vos, quien ha pedido una investigación sobre el manejo estatal de las elecciones. Los funcionarios electorales no partidistas de Wisconsin han dicho que no hubo irregularidades en la votación e instaron a los residentes del estado a no creer en los rumores en línea sobre las elecciones.

A unos 56 km al sureste de Waukesha en Kenosha, los republicanos se hicieron eco de los argumentos del presidente.

«Él lo robó», dijo la jubilada Sue Martin mientras llevaba un carrito de compras afuera de un supermercado. Ella argumentó que las encuestas que mostraban a Biden liderando habían sido una herramienta para reprimir a los seguidores de Trump, y que el presidente nunca debería ceder la contienda.

«Los medios no tienen derecho a declarar el resultado de las elecciones», dijo Martin. «Trump todavía puede ganar».

Trump ganó el condado de Kenosha de 50,7% a 47,6% este año, en comparación con una victoria más estrecha de 46,9% a 46,5% hace cuatro años. La región emergió como un foco político este verano en medio de protestas y disturbios por el tiroteo policial contra el residente negro Jacob Blake. Ambos candidatos visitaron la ciudad, Trump recorrió los edificios dañados y Biden se reunió con la familia de Blake.

Trump celebró una gran manifestación en Kenosha la noche anterior al día de las elecciones, una de sus últimas paradas en la campaña electoral. También fue respaldado por David Beth, el alguacil local, quien recibió críticas a nivel nacional por su manejo de las protestas.

«Nos dirigimos hacia el socialismo»

Los partidarios del presidente Donald Trump oran durante una manifestación para protestar contra la victoria del presidente electo Joe Biden el sábado 7 de noviembre de 2020 en Salem, Oregon.

Ya sea que creyeran o no que la elección fue manipulada, hubo muchos seguidores de Trump que hablaron con CNN el sábado y parecían resignados a aceptar que el presidente no iba a obtener un segundo mandato.

En el condado de Maricopa de Arizona, hogar de Phoenix, la presidenta del Partido Republicano del condado, Rae Chornenky, dijo que se estaba reuniendo con otros líderes del partido el sábado cuando alguien anunció que las redes habían declarado el resultado a favor del exvicepresidente Biden. «Lo esperaba», dijo. «Mi reacción fue simplemente, bueno, finalmente sucedió».

Chornenky dijo que si bien los líderes republicanos del condado están atentos a cualquier posible violación de la votación o el conteo, su consejo es: «Respira hondo. Arizona ha estado votando con las boletas anticipadas durante muchos años; así que lo tenemos claro, creo, es un proceso muy simplificado y resistente al fraude».

Fuera de una microcervecería en Warrenton, Virginia, el veterano de la Marina de 51 años, Shawn Eggleston, dijo que estaba «deprimido» por la presidencia de Biden.

«Algunas de las cosas que quieren hacer me dan miedo», dijo Eggleston, citando específicamente el plan universitario gratuito de Biden. Pero, también agregó, tenía la esperanza de que Biden pudiera dar prioridad a los intereses del país.

Varias personas que hablaron con CNN el sábado usaron la palabra «decepcionado», incluido un hombre afuera de la tienda de comestibles en Warrenton que se negó a dar su nombre. Cuando se le pidió que explicara más, negó con la cabeza ante lo que temía que pudieran hacer Biden y los demócratas en el poder.

«Nos dirigimos hacia el socialismo», dijo.

En Chandler, Arizona, otro partidario de Trump que no proporcionó su nombre le dijo a CNN que con Biden como presidente, «vamos a ser un país comunista, eso es lo que veo en el futuro».

No todos los republicanos que hablaron con CNN fueron tan pesimistas. Trace Norstrom, un maestro de cuarto grado del condado de Kenosha, Wisconsin, que votó por Trump, dijo que tenía dudas sobre la integridad de las elecciones, pero esperaba que Biden trabajara para comprometerse con los republicanos y unificar al país como presidente.

«Podría pasar el rato con el tipo», dijo Norstrom, de 55 años, quien se describió a sí mismo como un centrista. «Parece que quiere lo mejor para la gente».

Aun así, Norstrom dijo que le preocupaba que Biden se dejara influir fácilmente por las voces más liberales de su partido. «Sabemos que hay personas que están listas para hacer girar el péndulo hacia la izquierda», dijo.

De vuelta en la cervecería de Warrenton, Eggleston trató de encontrar el lado positivo de que su candidato perdiera la carrera. Se reclinó en su silla y miró fijamente su taza de cerveza vacía.

«Sé que todavía tenemos el Senado», dijo, sonando un poco más alegre que antes. Pero incluso eso no está garantizado. El equilibrio del Senado depende del resultado de dos elecciones de segunda vuelta en Georgia que se celebrarán en enero.

Acerca de los autores

Michael Warren
Caroline Kenny

Caroline Kenny es productora digital en CNN.

Bob Ortega

Bob Ortega es redactor senior de la unidad de investigación de CNN y cubre temas de inmigración y frontera desde Phoenix, Arizona.

Casey Tolan