CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

ANÁLISIS | Ahora tenemos pruebas de que los niños están pagando el precio de la pandemia de covid-19

Por Zachary B. Wolf

(CNN) — Nueve meses después de que iniciara la pandemia por covid-19, Estados Unidos (y muchos países más) aún no ha descubierto cómo hacer que todos sus niños regresen a las aulas de manera segura. Y ahora estamos comenzando a ver el costo de las decisiones individuales y políticas acumulativas que han hecho que la apertura de escuelas sea tan difícil.

Es exactamente lo que se temía

La pandemia está afectando a los niños de color más que a los niños blancos. Los puntajes de los exámenes han bajado desproporcionadamente en las escuelas con altos índices de pobreza, según un nuevo informe de la organización sin fines de lucro NWEA. El grupo analizó más de 4,4 millones de puntajes en exámenes para niños de tercer grado a octavo en 46 estados de Estados Unidos.

Probablemente sea peor de lo que sugieren los datos. Los investigadores de NWEA advierten que es posible que los datos no capturen el universo completo de estudiantes. Observaron una mayor fracción de deserción en las pruebas de 2019 en comparación con 2020 entre los estudiantes de minorías, aquellos con menor rendimiento el año pasado y aquellos en escuelas con más estudiantes en dificultades económicas.

«En el otoño de 2020 no se evaluó una población considerable de los estudiantes más vulnerables y, como resultado, sus logros no se reflejan en los datos», dice el informe.

Nueva York amanece con las escuelas cerradas 1:02

El impacto de cierre y de apertura

La reciente decisión de la ciudad de Nueva York de cerrar escuelas en medio del pico de covid-19 y luego abrir algunas de nuevo es indicativa del impacto que enfrentan los estudiantes estadounidenses y sus padres. E incluso cuando veas anuncios como “Reabran las escuelas”, es importante recordar la letra pequeña.

publicidad

En Nueva York, por ejemplo, son algunos niños de grados inferiores, desde prekínder hasta quinto grado, quienes ingresarán gradualmente al aprendizaje en persona a partir del 7 de diciembre. Las escuelas intermedias y secundarias no abrirán antes de enero. Entonces, si bien es una buena noticia que 330.000 niños comenzarán la transición de regreso al aula, la mala noticia es que eso es menos de un tercio de los más de 1 millón de niños en las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York.

E incluso lo que eso produjo fue un retroceso completo del umbral de positividad del 3% para las infecciones por covid en Nueva York.

Cierran escuelas de Nueva York por avance del covid-19 0:22

Un déficit de datos sobre las escuelas y el impacto del covid-19

Las escuelas, los distritos y los estados no están evaluando sistemáticamente a los niños, le dijo a CNN Emily Oster, profesora de Economía de la Universidad de Brown, quien inició su propio sitio web para compartir datos sobre las infecciones por covid en las escuelas, la semana pasada.

Los datos que recopiló, que advirtió que lamentablemente están incompletos, terminaron siendo citados por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) como evidencia de que el virus no se propaga de la misma manera en las escuelas. De hecho, debido a que muchos niños son asintomáticos, no está claro cómo o si el virus se está propagando en las escuelas.

Las escuelas deben decidir por sí mismas qué hacer. Al igual que la ciudad de Nueva York, Kentucky y Virginia Occidental cerraron temporalmente todas las escuelas, aunque ambas planean volver a abrir sus puertas este mes.

El modelo de escuelas de El Paso, Texas

El Paso, Texas, es uno de los principales focos de covid en Estados Unidos en las últimas semanas. Allí las escuelas no están exactamente abiertas, pero no están completamente cerradas. El condado tiene un plan de reingreso codificado por colores basado en el porcentaje de personas en hospitales de Texas por covid-19.

La tasa actual de hospitalización por covid-19 en el área de El Paso es de más del 36%. El área ha estado en la «zona roja» durante 45 días seguidos, lo que significa que el 20% o más de las personas hospitalizadas en El Paso tienen covid-19. La tasa está en una tendencia a la baja: era de más del 50% hace unas semanas, dijo Daniel Martínez, superintendente adjunto interino de Relaciones Públicas del distrito escolar independiente de Ysleta.

El distrito está permitiendo algunas clases en persona, aunque han sido utilizadas solo por menos de 2.000 estudiantes, según Martínez. Y la instrucción no es exactamente al estilo de antes de la pandemia en el aula, sino que se parece más a centros de Internet con suplentes que facilitan el aprendizaje en línea.

Aún así, es educación fuera del hogar para quienes la desean o la necesitan. Curiosamente, hay estudiantes que todavía juegan fútbol americano en las escuelas secundarias, de alguna manera, aunque Martínez dijo que existe una política estricta de exámenes.

En El Paso, Texas, envían pruebas de covid-19 en drones 0:38

El modelo de escuelas en Florida

En Florida, el gobernador republicano Ron DeSantis ha hecho que mantener abiertas las escuelas sea su tarjeta de presentación. Este lunes, anunció que continuaría con esa presión hasta el próximo año.

Entre los distritos escolares más grandes del estado se encuentra el condado de Broward, y los funcionarios allí publican un gráfico detallado de los casos de covid-19 autoinformados por el personal y los estudiantes. Los casos se han dividido a partes iguales entre el personal y los estudiantes desde que las escuelas reabrieron en octubre. Más de la mitad de los casos se han producido en los últimos 30 días. Cada brote de más de una docena de personas ha ocurrido en una escuela secundaria.

Más de la mitad de los estudiantes —el 55%— en el distrito escolar más grande de Florida eligieron asistir virtualmente en lugar de asistir en persona, según datos mantenidos por el distrito escolar de Miami-Dade, que atiende a casi 300.000 estudiantes.

El distrito ha adoptado un enfoque agresivo para rastrear a los estudiantes y miembros del personal que pueden haber sido infectados y ha identificado a más de 1.300 desde octubre. Dos escuelas estuvieron cerradas por un período de 24 horas.

En los estados donde muchas o la mayoría de las escuelas están abiertas, ha habido aumentos en covid-19 asociado con las escuelas.

No todos los cierres de las escuelas son por covid-19. El distrito escolar de Baltimore fue víctima de un ataque de malware de rescate que interrumpió el aprendizaje en línea durante tres días.

Florida se acerca al millón de contagios 2:50

Los niños también se están enfermando

Casi 154.000 niños fueron diagnosticados con infecciones por coronavirus en la semana previa al Día de Acción de Gracias. Ese el recuento más alto hasta el momento, dijo el martes la Academia Estadounidense de Pediatría.

Eso eleva el número de infecciones infantiles en Estados Unidos a un total acumulado de más de 1,3 millones de casos.

«Como se documentó en informes semanales anteriores, parece que la enfermedad grave debida a covid-19 es poco común entre los niños. Sin embargo, existe una necesidad urgente de recopilar más datos sobre los impactos a largo plazo de la pandemia en los niños, incluidas las formas en que el virus puede dañar la salud física a largo plazo de los niños infectados, así como sus efectos emocionales y de salud mental «, dijo la Academia en un comunicado.

El recuento no está completo, porque no todos los estados informan los datos de la misma manera. Estos números provienen de 49 estados, la ciudad de Nueva York, el Distrito de Columbia, Puerto Rico y Guam.

Pero los médicos todavía creen que es hora de enviar de vuelta a los niños a las escuelas

La Dra. Tanya Altman, portavoz de la Academia Estadounidense de Pediatría, escribió para CNN que la solución para las escuelas, por ahora, es hacer obligatorio el uso de mascarillas y concentrarse en reabrirlas:

«Algunos pueden argumentar que cerrar bares, centros comerciales, teatros y otros negocios de cara al público diezmarán nuestra economía y, en última instancia, dañarán a los estudiantes mientras los padres luchan por sobrevivir. Pero en estos entornos, las personas están en lugares cerrados y, en entornos sociales relajados, es probable que rompan las reglas.

«Somos conscientes de que hay mucha más transmisión vinculada a reuniones en lugares cerrados como bodas, bares, restaurantes, centros comerciales y otras reuniones no relacionadas con la escuela. No es durante la escuela que se transmite el covid-19. Es en los días en que los niños no están en la escuela cuando tienden a reunirse sin mascarillas.

«Estados Unidos debe establecer recomendaciones universales como el uso obligatorio de mascarillas, distanciamiento físico y pruebas para detectar el covid-19. También restringir eventos y exposiciones, y reducir el número de casos sin sacrificar la educación, la salud mental de nuestros niños y su futuro. Quizás si todos siguieran las pautas escolares, podríamos aplanar la curva».

La generación perdida

Miguel Cervantes del Toro es el director de la Escuela Primaria Callaway, en Baltimore. Él escribió que está «preocupado por perder una generación entera de estudiantes por esta pandemia».

Cervantes del Toro le dio un consejo al presidente electo Joe Biden: que el próximo secretario de Educación debe trabajar para conseguir dinero federal para ayudar a las escuelas: «Necesitamos que el próximo secretario de Educación actúe con urgencia para garantizar que no perdamos más terreno con estudiantes. Necesitamos recursos para ayudar a que las escuelas vuelvan a abrir de manera segura y necesitamos fondos para el apoyo de salud mental para abordar el trauma que ha causado la pandemia».