CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Joe Biden

El presidente electo Joe Biden buscó unir a la nación en su discurso de victoria. ¿A qué desafíos se enfrentará?

Por análisis de Stephen Collinson, Maeve Reston

(CNN) — El presidente electo Joe Biden se dirigió a una nación profundamente dividida el sábado por la noche. Se refirió a los desafíos futuros fundamentando su discurso de victoria en un espíritu de compromiso, pidiendo a los partidarios del presidente Donald Trump que le den una oportunidad y a todos los estadounidenses que pasen la página de lo que describió como una «era sombría de demonización».

Biden hizo ese pedido de unidad y entendimiento desde la ciudad donde creció, Wilmington, Delaware, en un momento extraordinario en la historia de Estados Unidos cuando el actual ocupante de la Casa Blanca no mostró indicios de que planeara ceder ante su rival y continuó impulsando la ficción en Twitter de que había ganado las elecciones, mientras hacía acusaciones infundadas sobre cómo le robaron las elecciones.

Después de correr al escenario con una máscara, Biden repitió su promesa de que buscaría unificar en lugar de dividir. Se comprometió a gobernar con el credo de que no ve estados azules y estados rojos, sino solo Estados Unidos.

Cuando la campaña comenzó hace casi dos años, hubiera sido extraordinario pensar que los estadounidenses se presentarían a un mitin de la victoria con máscaras. El hecho de que tuvieran que hacerlo, y en un evento en autos en noviembre, fue un recordatorio del momento de extremis nacional que Biden y Harris heredarán en enero.

Biden señaló que buscó el cargo más alto de la nación «para reconstruir el alma de Estados Unidos, reconstruir la columna vertebral de esta nación, la clase media, y hacer que Estados Unidos sea nuevamente respetado en todo el mundo». Reconoció cómo los votantes negros lo llevaron a la línea de meta tanto en las primarias como en las elecciones generales al aumentar la participación en los estados clave en el campo de batalla.

Pero fueron las súplicas de Biden a los votantes de Trump, que también acudieron en grandes cantidades el día de las elecciones, las más sorprendentes, cuando enfrenta la abrumadora tarea de gobernar en una nación fuertemente polarizada.

publicidad

MIRA: ¿Por qué “Unificar el país” es clave para Biden?

«Para todos aquellos de ustedes que votaron por el presidente Trump, entiendo la decepción de esta noche. Yo mismo he perdido un par de veces. Pero ahora, démosnos una oportunidad», dijo Biden. «Es hora de dejar de lado la retórica dura, bajar la temperatura, volver a vernos, escucharnos de nuevo. Y para avanzar tenemos que dejar de tratar a nuestros oponentes como enemigos».

Aludiendo a las Escrituras, agregó: «Este es el momento de sanar en Estados Unidos».

El discurso marcó el eje tradicional entre una campaña reñida y los llamados a la unidad que son tradicionales después de una elección enconada. También personificó el comienzo perceptible del proceso de traspaso del poder a un presidente recién electo de uno derrotado, que despreció la tradición en todo momento. Y fue un raro momento en los últimos cinco años que Trump no fue la figura dominante que captó la atención en el escenario político nacional.

Consciente de la importancia histórica del momento, la campaña de Biden abrió el evento con la vicepresidenta electa Kamala Harris como su compañera de fórmula. Harris será la primera mujer –y la primera mujer de color– en ocupar el cargo de vicepresidenta.

Invocando el legado del difunto congresista de Georgia John Lewis, Harris elogió a los partidarios de la campaña por participar en cifras récord en un momento en el que «nuestra propia democracia estaba en la boleta electoral en estas elecciones». Y dijo que habían elegido la esperanza, la ciencia y la verdad al elegir a Biden como el próximo presidente.

También le dio crédito a Biden por tener la «audacia de romper una de las barreras más sustanciales que existe en nuestro país y seleccionar a una mujer como su vicepresidenta».

«Si bien puedo ser la primera mujer en esta oficina, no seré la última, porque todas las niñas que observan esta noche ven que este es un país de posibilidades».

«Y a los niños de nuestro país, independientemente de su género, nuestro país les ha enviado un mensaje claro: Sueña con ambición, lidera con convicción y mírate a ti mismo de una manera que puede que los demás no vean, simplemente porque han nunca lo había visto antes. Y te aplaudiremos en cada paso del camino».

Mientras Biden y Harris se preparaban para esos discursos de victoria, estallaron celebraciones jubilosas en las grandes ciudades de Estados Unidos, con simpatizantes llenando las calles, gritando, cantando, bailando y agitando banderas mientras los conductores tocaban la bocina, para marcar la victoria y el final de la presidencia de Trump.

Las celebraciones comenzaron cerca de la Casa Blanca el sábado mientras Trump jugaba golf en Virginia, lo que obligó al presidente en llamas a regresar al 1600 de la Avenida Pennsylvania en su caravana entre la multitud después de golpear los campos. No hubo indicios de que Trump extendería la tradicional invitación para una visita a la Casa Blanca al presidente electo, ya que continúa sosteniendo falsamente que le robaron las elecciones.

La negativa de Trump a ceder

Si bien Trump aún no ha dado ninguna señal pública de que está dispuesto a renunciar al poder, Jared Kushner, el yerno y asesor principal del presidente, se le acercó para conceder la elección, dijeron dos fuentes a CNN el sábado.

Trump no ha negado el resultado de las elecciones, al menos en privado, dijeron fuentes a CNN. Pero continúa presionando a sus abogados para que hagan disputas legales que retrasarían la certificación formal de los resultados. El secretario de la Casa Blanca, Mark Meadows, quien trabaja desde casa después de dar positivo por coronavirus, discutió los próximos pasos con el equipo legal el sábado.

Trump nuevamente el sábado impugnó sin fundamento las boletas por correo, que inclinaron abrumadoramente las elecciones a favor de Biden, y repitió las falsedades en Twitter de que él «GANÓ LAS ELECCIONES». Afirmó que «sucedieron cosas malas» en la elección que sus observadores electorales no pudieron ver, aunque no hay evidencia de que los observadores electorales republicanos fueran sistemáticamente excluidos del proceso en cualquier parte del país.

«71.000.000 de votos legales. ¡La mayor cantidad DE LA HISTORIA para un presidente en funciones!», tuiteó Trump el sábado por la tarde. (Si bien el recuento de votos populares seguía aumentando para ambos hombres a medida que se contaban las boletas el sábado, Biden había ganado 74,5 millones de votos y Trump había ganado 70,4 millones de votos).

Se espera que el equipo de campaña de Trump continúe su esfuerzo por impugnar los resultados de las elecciones con una próxima ronda de demandas el lunes, pero hasta ahora no han podido señalar ningún caso creíble de fraude electoral que alteraría el resultado de la contienda.

No está claro cómo los casos aislados de irregularidades, incluso si se encontrasen, se sumarían a un caso con suficientes preguntas legales para llegar hasta la Corte Suprema o impugnarían la integridad de una elección que Biden parece que eventualmente ganará con suficientes votos electorales, lo que haría que las impugnaciones en estados individuales no pudieran alterar el resultado nacional.

LEE: OPINIÓN | Por qué perdió Donald Trump

El frente legal parece cada vez más un punto de reunión para los partidarios interesados en evitar que la presidencia de Biden sea vista como legítima por los partidarios de Trump y como una forma de salvar la cara para que el propio presidente explique su derrota.

El renombrado abogado electoral republicano Benjamin Ginsberg dijo que no había señales de que el presidente tuviera algún caso que pudiera cambiar el resultado de las elecciones. Le dijo a Erin Burnett de CNN que hasta el momento «no había evidencia de fraude sistémico o irregularidades para poner en duda los resultados en ninguno de los estados».

La Casa Blanca señaló que era poco probable que el público viese al presidente poco después de que regresara de jugar al golf el sábado por la tarde, pero estaba al alcance del oído de la multitud que clamaba por su salida en Washington.

Una reunión alegre tuvo lugar directamente frente a la Casa Blanca en Black Lives Matter Plaza, cerca de donde la administración de Trump enfureció a los activistas en junio al despejar a los manifestantes pacíficos con bolas de gas pimienta, granadas aturdidoras y balas de goma durante una manifestación contra la brutalidad policial poco antes de que Trump cruzara el calle para una sesión de fotos mientras sostenía una Biblia frente a la histórica Iglesia de St. John.

Si bien Trump puede no aceptar que ha perdido, muchos líderes mundiales lo hicieron el sábado cuando enviaron mensajes de felicitación a Biden y Harris.

LEE: El mundo reacciona a la victoria de Joe Biden y Kamala Harris en las elecciones de EE.UU.

En una señal de la rapidez con la que cambian las realidades mundiales después de las elecciones estadounidenses, incluso algunos líderes que habían cortejado a Trump, entre ellos el primer ministro británico Boris Johnson, se apresuraron a felicitar al presidente electo.

En quizás el mensaje más notable, el primer ministro nacionalista de India, Narendra Modi, quien había aparecido en grandes mítines de campaña con Trump en la India y Estados Unidos, tuiteó una imagen de Biden inclinándose para susurrarle al oído durante una reunión anterior.

Modi envió un tuit por separado felicitando a Harris y destacando su herencia india, diciendo que su éxito fue una gran fuente de orgullo para los estadounidenses de origen indio y su «chittis», un término tamil de cariño que ha sido utilizado por la vicepresidenta electa.

La reacción de los republicanos

Muchos republicanos prominentes guardaron silencio el sábado, pero hubo algunas excepciones. Entre ellos el exgobernador de Florida Jeb Bush, que perdió la nominación ante Trump en 2016. También el senador de Utah Mitt Romney, aspirante en 2012.

El hecho de que Trump no concediera y felicitara a su oponente puede haber suprimido las cortesías normales de los líderes republicanos que siguen intimidados por él y que dependen de la base del presidente para sus perspectivas de reelección en 2024.

Aunque Biden logró una hazaña impresionante al sacar a un presidente en funciones y reconstruir el «muro azul» de los demócratas en el Medio Oeste, es muy consciente del enorme desafío de gobierno que enfrenta dado su escaso margen de victoria en estados clave.

Más allá de eso, a pesar de las fervientes esperanzas de que pudieran generar un fuerte repudio a Trump y su partido en las urnas, los demócratas en realidad perdieron escaños en la Cámara de Representantes, aunque mantendrán la mayoría. A pesar de la recaudación masiva de fondos, los demócratas tampoco lograron hacer mella en el Senado controlado por el Partido Republicano. El equilibrio de poder en la cámara depende de dos posibles elecciones de segunda vuelta en Georgia en enero.

LEE: ANÁLISIS | Por qué Georgia está a punto de convertirse en el centro del universo político

Biden describió objetivos ambiciosos durante su campaña. Desde una importante renovación del código tributario hasta esfuerzos agresivos para lidiar con la crisis climática y una expansión de Obamacare. Eso mientras trataba de mantener unido a su fraccionado partido e inspirar la lealtad de los demócratas progresistas que respaldaban al senador de Vermont Bernie Sanders.

Las presiones de la izquierda ya eran evidentes el sábado. «Creo que tiene un mandato muy, muy fuerte», dijo Sanders a Anderson Cooper de CNN. «Ahora es el momento de que se escuche a los trabajadores y de que se aborde su dolor».

Los desafíos de la crisis del covid-19

Pero la realidad política de una nación todavía polarizada, un gobierno dividido en Washington y la dificultad de resolver la crisis del covid-19 de la nación probablemente moderen las ambiciones de Biden.

En sus comentarios el sábado por la noche, Biden prometió tener la pandemia «bajo control» para que los estadounidenses pudieran recuperar sus momentos más preciados, desde visitar a sus nietos hasta celebrar bodas y graduaciones. Señaló que el lunes nombraría a un grupo de científicos y expertos líderes para su grupo de trabajo sobre el coronavirus, quienes construirían un «plan de acción» que podría implementarse tan pronto como sea investido en enero.

El grupo de trabajo estará encabezado por tres copresidentes: el exdirector de Sanidad Vivek Murthy, el excomisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FSA) David Kessler y la Dra. Marcella Nunez-Smith, profesora asociada de medicina y epidemiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, CNN informó el sábado.

El plan de Biden para combatir el virus, dijo, estaría arraigado en la ciencia y construido a partir de la compasión, la empatía y la preocupación.

Como lo hizo durante toda la campaña, Biden habló sobre el dolor que muchos estadounidenses han experimentado durante la pandemia. Aludió a la pérdida de su propio hijo Beau Biden, que murió de cáncer cerebral a la edad de 46 años.

Capturando la fe que lo sostiene, Biden citó un himno católico –«On Eagle’s Wings»– que dijo que había significado mucho para su familia y Beau Biden.

«Espero que pueda brindar algo de consuelo a los 230.000 estadounidenses que han perdido a un ser querido por este terrible virus este año. Mi corazón está con todos y cada uno de ustedes», dijo Biden.

LEE: América Latina, dividida ante el triunfo de Joe Biden como presidente de Estados Unidos

Como informó Arlette Sáenz de CNN, hubo otro recordatorio de Beau cuando los fuegos artificiales iluminaron el cielo fuera del Chase Center: una de las canciones que se tocaron durante el espectáculo fue «A Sky Full of Stars» de Coldplay, una de las bandas favoritas de Beau Biden.

Obama sobre los desafíos futuros de Biden

El expresidente Barack Obama subrayó los desafíos futuros de su exvicepresidente el sábado cuando pidió a los estadounidenses que dejaran de lado sus diferencias políticas y «le den una oportunidad y le presten su apoyo».

«Cuando ingrese a la Casa Blanca en enero, enfrentará una serie de desafíos extraordinarios que ningún presidente entrante ha enfrentado. Una pandemia furiosa, una economía y un sistema de justicia desiguales, una democracia en riesgo y un medio ambiente en peligro, dijo Obama. «Sé que hará el trabajo teniendo en cuenta los mejores intereses de todos los estadounidenses, haya tenido o no su voto».

Obama señaló que los resultados de las elecciones «en todos los niveles muestran que el país permanece profunda y amargamente dividido».

«Dependerá no solo de Joe y Kamala, sino de cada uno de nosotros, hacer nuestra parte: ir más allá de nuestra zona de confort, escuchar a los demás, bajar la temperatura y encontrar un terreno común desde el cual moverse hacia adelante.»

Kaitlan Collins contribuyó a este informe.