CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Inmigración

Título 42: la política fronteriza de la era de Trump que permite la deportación rápida

Por CNN Español

(CNN Español) -- Gracias a la política de salud pública, conocida como Título 42, es que los funcionarios fronterizos pueden expulsar inmediatamente a los migrantes que ingresan a través de Canadá y México hacia Estados Unidos. Los menores extranjeros no acompañados (UAC, por sus siglas en inglés) están exentos de esta política.

Bajo esta política que se estableció bajo la administración de Trump de 2020 a inicios de la pandemia de coronavirus —y que sigue vigente— la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP, por sus siglas en inglés) prohíbe la entrada de ciertas personas que "potencialmente representan un riesgo para la salud", ya sea por las restricciones de viaje previamente anunciadas o por haber ingresado ilegalmente al país con el fin de "eludir las medidas de detección médica".

Según la CBP, las personas que sean detenidas no serán retenidas en áreas congregadas para su procesamiento y serán expulsadas inmediatamente a su país de último tránsito.

Procesar a una familia bajo el Título 42 "generalmente toma de 10 a 15 minutos y se realiza principalmente al aire libre", dijo David Shahoulian, subsecretario de política fronteriza e inmigratoria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) ante un tribunal federal el lunes.

De octubre de 2020 a junio, la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras reportó un total de 751.844 expulsiones en la frontera sur bajo el Título 42.

publicidad

Extensión ante el aumento de casos de covid-19

Migrantes que fueron enviados de regreso a México bajo el Título 42 esperan en fila para recibir alimentos y suministros en un campamento al otro lado de la frontera entre Estados Unidos y México en Reynosa, Tamaulipas.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) determinaron el lunes que la expulsión de ciertos ciudadanos es necesaria para proteger la salud pública ya que DHS "simplemente no puede procesar a todas las familias no ciudadanas de manera segura en las circunstancias actuales, y particularmente en el caso de una afluencia a gran escala", se lee en la declaración de Shahoulian.

El funcionario de Seguridad Nacional indicó que actualmente Estados Unidos se enfrenta a un número récord de no ciudadanos, incluyendo familias, en la frontera, "provocando que las instalaciones fronterizas se llenen más allá de su capacidad operativa normal" afectando la capacidad de aplicar medidas contra el covid-19, como el distanciamiento físico. "También [se] está experimentando un aumento significativo de las tasas de no ciudadanos que dan positivo a covid-19", indicó.

Durante los primeros 29 días de julio, CBP promedió 6.779 encuentros por día, incluyendo a 616 menores no acompañados y a 2.583 personas pertenecientes a una unidad familiar (FMUA, por sus siglas en inglés).

Según datos preliminares, ocurrieron alrededor de 210.000 encuentros en julio, el número más alto desde el año fiscal 2000. Eso incluye un número récord de niños no acompañados (UAC) con más de 19.000, y aproximadamente 80.000 encuentros con unidades familiares.

"Estas cifras son extremadamente preocupantes, particularmente debido a la continua propagación de la variante Delta altamente transmisible", dijo Shahoulian, quien indicó que para el 1 de agosto las instalaciones de la Patrulla Fronteriza están por encima de su capacidad.

EE.UU. reanuda deportación acelerada de familias migrantes 2:01

Defensores inmigrantes en contra del Título 42

Una persona se para junto a la barrera fronteriza entre Estados Unidos y México pintada con un mural que representa a personas que llegaron ilegalmente a EE.UU. cuando eran niños y fueron deportadas como adultos. Miles de solicitantes de asilo permanecen atrapados en Tijuana en condiciones precarias. (Foto de Mario Tama / Getty Images)

Tras anunciarse la extensión de la política de salud pública, la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), junto con otros grupos de defensa de los inmigrantes, dijo que volvería a los tribunales para ponerle fin al Título 42.

"Le dimos a la administración de Biden tiempo más que suficiente para solucionar cualquier problema dejado por la administración de Trump, pero no nos ha dejado más remedio que regresar a los tribunales. La vida de las familias está en juego", dijo el abogado de ACLU Lee Gelernt, abogado principal en este caso.

"Hemos conseguido que miles de familias estén a salvo a través del proceso de exención que negociamos, pero el objetivo siempre fue poner fin a la política del Título 42, no minimizarla", dijo Gelernt el lunes.

"La administración de Biden sabe muy bien que mantener el Título 42 no detendrá la propagación del covid-19 ni evitará que las personas que literalmente están huyendo para salvar sus vidas busquen seguridad en EE.UU.", dijo Noah Gottschalk, líder de Política Global de Oxfam América, en un comunicado. Oxfam América se encuentra entre los grupos que desafían la orden.

Las tensiones entre las organizaciones a favor de los migrantes y la administración aumentaron en las últimas semanas, ya que quedó claro que la orden de salud pública permanecería en vigor.

EE.UU.: 188.800 migrantes cruzan la frontera en junio 0:58

Priscilla Alvarez y Geneva Sands contribuyeron a este reportaje.